Baja participación registran comicios presidenciales en Portugal

Una marcada abstención caracterizan las elecciones. Hasta el mediodía (12:00 GMT) alcanzó un 15,82 por ciento de participación

Autor:

Juventud Rebelde

Las elecciones presidenciales de Portugal este domingo se mantienen con una baja participación, que hasta el mediodía (12:00 GMT) alcanzó un 15,82 por ciento, informa Telesur.

La cifra se registró a cuatro horas de la apertura de los centros de votación y representa un «ligero aumento» en relación con los comicios de 2011, cuando a la misma hora hubo 13,39 por ciento de participación.



El candidato a la predicencia por el Partido Social Demócrata, Anibal Cavaco Silva, ganó las elecciones de 2011 en la segunda vuelta de realización. Foto: Demotix Images

En las pasadas elecciones parlamentarias del 4 de octubre de 2015, la abstención llegó al 43 por ciento, siendo la mayor en 40 años de historia.

Hasta el momento, las elecciones en Portugal transcurren con normalidad, pese a que hubo una protesta en la localidad de Muro, en el norte del país, para reclamar la construcción de una línea de metro en el municipio.

Esta algarabía impidió la apertura de los colegios electorales de la zona. Este tipo de manifestaciones se han repetido en otras elecciones como las presidenciales de 2011 y en las parlamentarias europeas de 2014.

En tanto, algunos portugueses residentes en Luxemburgo (norte de Europa) no han podido emitir su derecho al voto al acudir al consulado, pues sus datos no se encontraban en el censo electoral.

Según Telesur, a partir a las 20H00 de la noche de Portugal (20H00 GMT) se conocerán los resultados de los primeros sondeos, es decir una hora después del cierre de mesas.

Precisó que hasta el momento ya han emitido su voto las principales personalidades políticas del país europeo.

Antecedentes

Las elecciones presidenciales son especialmente relevantes en Portugal, debido a que el jefe del Estado tiene competencias para vetar leyes, convocar elecciones y hasta disolver el Parlamento.

La figura presidencial en Portugal desempeña un papel clave, tanto en el engranaje político como en el plano institucional (es la máxima autoridad del Estado y el comandante Supremo de las Fuerzas Armadas).

No tiene el poder legislativo ni ejecutivo, porque corresponden al Parlamento y al Gobierno. Portugal es una nación golpeada por el desempleo y los recortes sociales, luego de que pidiera un «rescate» de 78 millones a la troika para evitar el «default».

Desde entonces, se pusieron en marcha una serie de «ajustes», fuertes subidas de impuestos, la eliminación de pagos extras a funcionarios y pensionados, así como la disminución de los salarios.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.