Llega Presidente estadounidense Barack Obama a Washington luego de su visita a Argentina

Luego de una polémica trayectoria de Cuba a la nación austral, el mandatario se despidió de esa nación sureña dejando tras su paso a no pocos indignados y otros tantos «confundidos»

Autor:

Juventud Rebelde

BUENOS AIRES, marzo 25.— El presidente Barack Obama dijo adiós hoy a Argentina después de apoyar al Gobierno de Mauricio Macri, al que convocó a ser aliado universal en las políticas de Estados Unidos en la región y el mundo, informa Telesur.

Obama arribó junto a su familia a la capital estadounidense a las 00H11 hora local desde el aeropuerto internacional de Ezeiza de Buenos Aires.

Sus últimas horas en tierra austral se acompañaron de cientos de argentinos gritaban: «Yo no soy yanqui», detalló ese medio. Asimismo, organismos de derechos humanos, movimientos sociales, políticos y sindicatos evocaron su lucha por la «Memoria, la Verdad y la Justicia».

Luego de cumplir un programa de actividades el miércoles y la mañana del jueves en Buenos Aires, y pasar después unas horas de descanso en la turística Bariloche, Obama, y sus acompañantes y familiares partieron esta madrugada desde el aeropuerto internacional de Ezeiza rumbo a Estados Unidos.

En un resumen de la visita, la Cancillería de esa nación consideró que sirvió para relanzar los vínculos bilaterales «sobre la base de valores, principios e intereses comunes», y marcó »un hito importante en la profundización de dicha relación», detalla Prensa Latina.

Las partes firmaron varios convenios que abarcan cooperación, entre otros campos, en prevenir y combatir el crimen grave, una declaración conjunta sobre seguridad, obras públicas, emplazamiento de oficiales de seguridad a bordo, comercio e inversión. Según analistas, estos acuerdos implican un mayor compromiso con las políticas de Washington.

Ambos Presidentes —amplía la Cancillería, citada por PL— coincidieron en la necesidad de profundizar las relaciones en el ámbito de la ciencia, la tecnología, la salud, la educación y la defensa.

Asimismo, reconocieron que el combate al narcotráfico es una prioridad, y decidieron trabajar como socios en este tema profundizando la colaboración en el marco bilateral y multilateral, con capacitación y entrenamiento.

Ambos Gobiernos acordaron compartir información que sirva para frenar el terrorismo y también firmaron acuerdos sobre la materia.

La administración Macri se comprometió a incrementar la participación de Argentina en las misiones de Paz de la ONU, así como «dar apoyo directo y de manera conjunta con Estados Unidos a la misión política de las Naciones Unidas en Colombia».

El Gobierno de Obama ofreció apoyo a Argentina en la preparación de sus fuerzas de paz, proveyendo capacitación de personal y equipamiento.

Igualmente, las partes sellaron un memorando entre la Cancillería y el Departamento de Estado norteamericano en apoyo de la Organización de Estados Americanos y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Eso implica una participación más notable de Argentina, vista como esencial para Washington, a fin de «impulsar los valores y metas compartidas de todos los Estados Miembros».

En ese sentido, ambos gobiernos trabajarán juntos para fortalecer la OEA «en su mandato principal de promover y proteger los derechos humanos y la democracia en todos y cada uno de sus 35 miembros», señala el comunicado de la Cancillería.

Observadores alertan que esa línea puede encerrar la politización del tema de los derechos humanos para presionar a gobiernos progresistas de la región.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto mostró beneplácito por la decisión de Obama de desclasificar nuevos archivos del Gobierno norteamericano, incluidos militares y de inteligencia, sobre la última dictadura.

Esa documentación contribuirá —estima la nota ministerial— a esclarecer lo ocurrido con las víctimas del terrorismo de Estado y podrá ser de utilidad para las causas judiciales en curso, aunque no estarán disponibles al menos en año y medio, señaló Infonews.

Los organismos de derechos humanos reconocieron ese gesto, pero expresaron críticas porque el Presidente estadounidense no manifestó un claro desagravio por la complicidad de Estados Unidos en la dictadura argentina y en otras de la región.

Las partes acordaron, además, facilitar la tramitación migratoria; Estados Unidos eliminará las entrevistas consulares a argentinos menores de 16 años y mayores de 65, mientras Buenos Aires eliminar la tasa de reciprocidad que los turistas estadounidenses abonan para entrar al país.

Igualmente, suscribieron una serie de acuerdos para fortalecer la cooperación en materia económica, comercial y para el fomento de las inversiones.

La canciller Susana Malcorra y el propio Macri tomaron distancia de un tratado de libre comercio bilateral, pues un mecanismo de ese tipo necesariamente debe pasar por el Mercosur, pero no lo descartaron en un futuro.

También hubo entendimiento con vista a firmar el Acuerdo de París sobre cambio climático y trabajar en una enmienda al Protocolo de Montreal para la reducción gradual de los hidrofluorocarburos (HFCs) en 2016.

La despedida del presidente norteño de la tierra argentina se caracterizó por gritos de indignados y manifestaciones de rechazo, pancartas, y rechiflas, en el marco de la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.