PMDB oficializa su salida del Gobierno brasileño

La decisión constituye un duro garrotazo contra Dilma Rousseff y el PT

Autor:

Juventud Rebelde

BRASILIA, marzo 29.—  Un nuevo golpe recibió este martes el Gobierno de Dilma Rousseff al recibir la renuncia del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el  mayor partido político de Brasil y que formaba parte de la coalición gubernamental, además de algunos de sus miembros, una medida que complica la lucha de la mandataria contra un proceso de juicio político en el Congreso.

El PMDB rompió una alianza de 13 años con el Partido de los Trabajadores (PT) y en una reunión de apenas tres minutos decidió oficialmente su salida inmediata del Gobierno, reportó PL.

En la cita se aprobó además una moción que exige a los miembros entregar sus cargos en el ejecutivo federal, so pena de ser sancionados, y la votación —dijo el portal de noticias UOL— fue completamente simbólica, pues tras bastidores se acordó no dar la palabra a los miembros de ese Partido contrarios a abandonar la coalición gubernamental.

Al confirmar la ruptura, el PMDB se declaró independiente, incluso respecto a un posible juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, indicó por su parte el periódico digital Brasil 247.

De acuerdo con el sistema presidencial brasileño, Rousseff seguirá en el cargo, pero la ruptura aumenta bastante las probabilidades de que sea sometida a un juicio político en el Congreso dentro de pocos meses, situación que colocaría al vicepresidente Michel Temer, líder del PMDB y vicepresidente de la República, en el sillón presidencial.

También el diario Oficial de la Unión hizo pública la determinación de la Jefa de Estado de exonerar de su cargo al ministro de Turismo Henrique Eduardo Alves, quien solicitó el lunes su renuncia.

El Partido del Movimiento Democrático Brasileño conserva aún las riendas de otros seis ministerios: los de Minas y Energía, Salud, Agricultura, Puertos, Aviación Civil y Ciencia y Tecnología.

Además de eso, gobierna en siete de los 27 estados del país y controla 1 041 de las 5 570 alcaldías existentes en todo el país.

A partir de este nuevo episodio, Temer estará cómodo para articular la mayoría de los 342 votos necesarios para aprobar el impeachment en la Cámara baja, lo que pasa por la negociación con otras agrupaciones sobre la composición de su eventual Gobierno, explica PL.

Si el plenario de la Cámara baja autoriza la apertura del proceso contra la Presidenta, el Senado tendrá que aceptar o no la instauración del juicio político. En caso afirmativo, Rousseff será apartada del cargo por 180 días y el Vicepresidente pasará a encabezar el ejecutivo y formará un Gobierno provisional con quienes apoyaron el impedimento.

La búsqueda del poder exige que un político corra riesgos y Temer decidió enfrentarlos. Pero las consecuencias de la herida para la democracia de Brasil y la turbulencia para el conjunto de los brasileños serán mucho mayores, anticipó PL.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.