Profesional y respetuoso, pero con profundas diferencias

En un ambiente profesional y respetuoso, pero marcado por profundas diferencias, transcurrió la segunda sesión del diálogo bilateral sobre derechos humanos entre delegaciones gubernamentales de Cuba y Estados Unidos que se realizó este viernes en La Habana

Autor:

Juana Carrasco Martín

La segunda sesión del diálogo bilateral sobre derechos humanos entre delegaciones gubernamentales de Cuba y Estados Unidos se realizó este viernes 14 de octubre en La Habana, en un ambiente «profesional y respetuoso», pero «marcado por profundas diferencias», explicó Pedro Luis Pedroso Cuesta, subdirector general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, y jefe de la parte cubana, en conferencia de prensa.

Presidido por la parte estadounidense por Tomasz Malinowski, secretario adjunto para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado, el encuentro, que responde a la propuesta cubana de intercambiar sobre el tema, dio continuidad al celebrado el 31 de marzo de 2015 en Washington.

En aquel primer diálogo, la delegación de Cuba expresó su interés en contribuir a un tratamiento eficaz y no discriminatorio de los derechos humanos  y destacó la necesidad de observar un balance adecuado entre los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales, lo que fue reiterado en  esta segunda ocasión.

Cuba, a través de sus representantes, «defendió la universalidad, indivisibilidad e interdependencia de todos los derechos humanos», subrayó Pedroso en su declaración, al tiempo que reiteró también que este intercambio se lleva a cabo con pleno respeto a la igualdad soberana, la independencia y la no injerencia en los asuntos internos de las partes.

La realidad cubana y sus logros en el respeto a los derechos humanos fue expuesta con claridad, destacando que nuestro país los promueve, no solo en beneficio del pueblo cubano sino también de otras muchas naciones del mundo.

Por el contrario, denunció que el bloqueo económico, comercial y financiero que sufre el pueblo cubano desde hace más de 50 años, constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de sus derechos humanos, por lo que subrayó que si Estados Unidos tenía interés en el desarrollo de estos en Cuba debía eliminar «las restricciones en vigor para contribuir decisivamente a desmontar esta tenaz e injusta política».

El diplomático cubano destacó en números esa promoción, compromiso, cumplimiento y respeto por los derechos humanos en la Isla, pues esta ha ratificado los Convenios Internacionales y 44 de los 61 instrumentos internacionales sobre el tema, mientras que Estados Unidos apenas ha asumido obligaciones con solo 18 de esos instrumentos.

Al respecto, también señaló Pedroso que la delegación cubana expuso las profundas preocupaciones sobre la protección y garantía de los derechos humanos en Estados Unidos, donde se agudiza la brutalidad y el abuso policial con un patrón «en particular contra la población afroamericana y la creciente inseguridad ciudadana».

También la delegación cubana destacó en el intercambio otras preocupaciones como el trabajo infantil, la violación de derechos laborales y sindicales, la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, la discriminación de los migrantes y otras minorías, la falta de acceso a la seguridad social, a los servicios de salud y a la educación de muchos estadounidenses.

Destacó, además, las violaciones que Estados Unidos comete en otras partes del mundo, en especial en la llamada lucha contra el terrorismo, e incluyó los actos de tortura cometidos en cárceles secretas y centros de detención, en particular en el territorio ilegalmente ocupado de la Base Naval en Guantánamo, donde han cometido graves violaciones. Las violaciones estadounidenses se extienden a las ejecuciones extrajudiciales, que con el uso de drones provocan también la muerte de población civil.

Al establecer estas preocupaciones hizo referencia a los dobles raseros que emplea EE. UU. para juzgar selectivamente cuando examina los derechos humanos a nivel internacional.

Pedroso también señaló ante los medios nacionales y extranjeros la importancia del derecho al desarrollo y a la paz, como elementos fundamentales para poder ejercerse de manera integral los derechos humanos, y puntualizó cómo existe un silencio cómplice en los grandes medios de comunicación es estos aspectos.

El funcionario del Minrex ratificó la voluntad cubana de que ambos países pueden seguir relacionándose civilizadamente aunque reconozcan esas diferencias, pueden hacerlo desde el respeto y Cuba está dispuesta a seguir abordando cualquier tema en un marco de igualdad, respeto y reciprocidad.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.