A la escuela hay que llegar puntual…

Dos cacos se robaron un automóvil, partieron a toda marcha sin contratiempos, e incluso dedicaron tiempo para llevar a un niño desconocido hasta su escuela

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Dos cacos vieron la gran oportunidad cuando contemplaron el automóvil, estacionado y abierto. Montaron raudos y salieron a toda marcha sin contratiempos…

El susto se lo llevaron media hora después, cuando comprobaron que en el asiento trasero iba dormido un niño vestido de uniforme escolar. Ni cortos ni perezosos, le preguntaron dónde quedaba su escuela.

La madre lo había dejado dormir un poco más dentro del carro para firmar el libro en su centro laboral y al regresar… Por su parte, la directora de la escuela declaró que los dos hombres que lo entregaron llevaban ¡mucha prisa!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.