Holanda vota atenta a un efecto dominó

En unas elecciones legislativas que se anuncian ajustadas, el Primer Ministro apuesta por frenar allí el ascenso internacional del populismo

Autor:

Juventud Rebelde

LA HAYA, marzo 14.— La grave crisis diplomática con Turquía parece no haber alterado las preferencias de los holandeses de cara a las elecciones legislativas del miércoles en el país.

La crisis con Ankara estalló el sábado, cuando La Haya denegó el permiso de aterrizaje en el territorio nacional al canciller turco, Mevlut Cavusoglu, en campaña europea por un referendo en su país para reformar la Constitución y convertir a Turquía en una república presidencialista.

El partido liberal VVD, del premier saliente, Mark Rutte, sigue primero en los sondeos. Según parece, la formación del Primer Ministro logró incluso sacar ventaja del choque con Ankara, reportó ANSA.

Una encuesta publicada por Pilingwijzer indica que el VVD está entre tres y cuatro puntos por delante de Geert Wilders, el líder del partido anti-UE e islamófobo PVV.

Sin embargo, el resultado electoral será con toda probabilidad muy ajustado, según afirma Alexander Pecthold, líder del centrista D66, otro de los 28 partidos que se presentan a las elecciones.

El D66 lucha a su vez por el tercer puesto con los cristiano-democráticos del CDA y los Verdes de Izquierda (GroenLinks), el partido que más ha ganado terreno en los últimos días y que podría terminar siendo la sorpresa de estas elecciones.

«Quiero que Holanda sea el primer país en detener la tendencia de mal populismo e interrumpir el efecto dominó» que comenzó con el «brexit» y siguió con la victoria de Donald Trump, precisó Rutte, quien apunta al tercer mandato consecutivo al frente del Gobierno.

AFP publicó que, vísperas de los comicios, el 60 por ciento de los 12,9 millones de electores potenciales no sabía si votarían, ni a favor de quién.

«Si quieren que Holanda vuelva a ser nuestra, entonces echen a ese hombre y pónganme en la Torentje (la oficina del Primer Ministro)», espetó Geert Wilders durante un áspero debate televisivo con Rutte.

Wilders prometió cerrar las fronteras a los inmigrantes musulmanes, prohibir la venta del Corán y acabar con las mezquitas, aunque esos cambios vayan en contra de la Constitución y de numerosas leyes locales.

Aunque el PVV se convierta en el partido más votado —algo poco probable, según los analistas—, el controvertido diputado tiene escasas posibilidades de entrar en el Gobierno, porque la mayoría de los partidos ya se han comprometido a no colaborar con él.

Dada la actual fragmentación política en Holanda, el próximo gobierno podría ser una coalición de cuatro o cinco partidos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.