Sí, pero No en Cataluña

Puigdemont declara la independencia, la suspende y llama al diálogo decepcionando a los independentistas y recogiendo el rechazo del gobierno de Rajoy

Autor:

Juana Carrasco Martín

MADRID, octubre 10.— El gobierno español rechazó este martes la oferta de diálogo del presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, quien dejó en suspenso la proclamación de la independencia de esa región para propiciar una negociación sobre el grave conflicto territorial.

Ni el señor Puigdemont ni nadie puede pretender, sin volver a la legalidad y a la democracia, imponer una mediación, pues «el diálogo entre demócratas se hace dentro de la ley», afirmó la vicepresidenta del Ejecutivo español, Soraya Sáenz de Santamaría, citada por PL.

En una comparecencia, Sáenz de Santamaría respondió así a la propuesta realizada este martes por Puigdemont, quien, tras declarar la independencia de esa comunidad autónoma, pidió aplazar sus efectos para abrir un proceso de diálogo con el ejecutivo de Mariano Rajoy.

«El gobierno no puede aceptar que se dé validez a la ley catalana del referéndum porque está suspendida por el Tribunal Constitucional (TC)», advirtió la vicepresidenta en una declaración institucional desde el Palacio de La Moncloa en Madrid.

El gobierno español insistió en que la Generalitat (ejecutivo catalán) no puede asumir los resultados del 1 de octubre porque ese fue un «acto ilegal, fraudulento y sin las más mínimas garantías», en alusión a la consulta soberanista de ese día, prohibida por el TC a instancias de la administración de Rajoy.

Indicó que el presidente del Gobierno inició una ronda de contactos con los principales partidos políticos para buscar «el mayor apoyo posible» a la eventual respuesta institucional que prepara La Moncloa, la cual no precisó.

Rajoy convocó para mañana a un Consejo de Ministros extraordinario para abordar los próximos pasos tras el discurso de Puigdemont en el parlamento autonómico, dijo El País.

Puigdemont pidió este martes al Parlamento catalán que suspenda la declaración de independencia para buscar el diálogo y la mediación internacional. Sin embargo, previamente, dio por válidos los resultados del referéndum del 1 de octubre y ha declarado el inicio del proceso hacia la República de Cataluña, apuntó Russia Today.

«Asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de República», ha afirmado Puigdemont, dando a entender que declaraba la independencia; pero acto seguido, ha añadido: «Eso es lo que hacemos hoy con toda solemnidad y con la misma solemnidad proponemos que el Parlamento suspenda la declaración de independencia para emprender un diálogo para llegar a una solución acordada».

En su comparecencia en el Parlamento regional, el jefe del Ejecutivo catalán ha asegurado que «hay muchas propuestas serias de mediación, algunas de las cuales eran difíciles de imaginar hace poco tiempo». En este sentido, ha aclarado que «los resultados» del referéndum se tendrán en cuenta «en la época de diálogo que estamos dispuestos a asumir». «Apelo a la responsabilidad de todos. Al Gobierno español le pido que acepte la mediación», subrayó RT.

También reconoció que es «muy consciente de que hay gente preocupada por lo que está pasando y lo que puede pasar», en relación a las empresas que en los últimos días han cambiado su sede social a otras ciudades de España.

Según El País, hubo aplausos y abucheos al discurso de Puigdemont y la multitud de más de 30 000 personas que se congregó en las cercanías del Parlamento catalán se fue dispersando a medida que transcurrió la sesión y apenas quedaron en unos 3 000, pues la decisión decepcionó a los partidarios de la independencia.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.