EE.UU. y Corea del Norte pactan mejorar nexos y desnuclearizar península coreana

La cumbre de este martes comenzó con pláticas privadas, le siguió un encuentro ampliado con asesores de ambos dignatarios y luego un almuerzo de trabajo que incorporó a otros funcionarios de cada gobierno

Autor:

Juventud Rebelde

SINGAPUR, junio 12. — La primera reunión en casi 70 años entre gobernantes de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y Estados Unidos concluyó este martes con el consenso de trabajar juntos por normalizar sus relaciones y desnuclearizar la península coreana, reportó Prensa Latina.

El presidente norteamericano, Donald Trump, confirmó a periodistas en Singapur que estableció esos compromisos con el líder norcoreano, Kim Jong-un, y especialmente decidieron enfocarse en el último de ellos para devolver la paz y estabilidad a dicho territorio.

Al respecto, el mandatario asiático le recordó el desmantelamiento del sitio de ensayos nucleares en la RPDC como evidencia de su determinación firme a solucionar dicho tema, mayor punto de fricción entre las partes.

Trump indicó que presionará todo lo posible para completar la desnuclearización, pero advirtió que científicamente ese proceso lleva tiempo y las sanciones solo se levantarán cuando Washington tenga certeza de la inexistencia de los armamentos.

Además mantendrá las tropas acantonadas en Corea del Sur, aunque detendrá los ejercicios militares en la zona.



Como próximo paso adelantó que el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en breve coordinará la concertación de un acuerdo de paz con China, Surcorea y Japón, a cuyos líderes agradeció su apoyo para la realización de la cumbre con Kim.

A su juicio, la cita de este martes fue inédita, honesta, directa y productiva, pues abrió esperanzas sobre el fin del conflicto surgido con la guerra de Corea hace 65 años y demostró que los adversarios pueden convertirse en amigos.

«Estamos listos para comenzar una nueva historia, un nuevo capítulo entre nuestros países», aseveró.

También alabó la capacidad de liderazgo de Kim y lo calificó de joven talentoso que asumió con firmeza las riendas de la RPDC en medio de la crisis por la cuestión nuclear.

«Él sabe lo que quiere (...) desea un futuro brillante para Corea del Norte», acotó.

Los dos intercambiaron y aceptaron visitas a sus respectivas naciones, pero solo tendrán lugar «en el momento apropiado y cuando se despeje más el camino».

También tocaron cuestiones vinculadas a los derechos humanos e incluso la repatriación de los restos de al menos seis mil fallecidos durante la guerra coreana.

La cumbre de este martes comenzó con pláticas privadas, le siguió un encuentro ampliado con asesores de ambos dignatarios y luego un almuerzo de trabajo que incorporó a otros funcionarios de cada gobierno.

Todas las imágenes del encuentro mostraron de principio a fin un ambiente de cordialidad, marcado por apretones frecuentes de manos, risas y distensión entre los gobernantes y sus equipos acompañantes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.