Turquía riposta a sanciones de Estados Unidos

La tensión entre la superpotencia norteamericana y la nación euroasiática subió de tono en los últimos meses, al punto de dar pie a vaticinios de mayor confrontación, incluso en el terreno de la cooperación militar

Autor:

Juventud Rebelde

ESTAMBUL, agosto 15.— Turquía ripostó este miércoles a las sanciones económicas impuestas por el presidente Donald Trump, que provocaron un debilitamiento de su moneda, con la duplicación de aranceles a las importaciones de varios artículos procedentes de Estados Unidos, lo que repercutió favorablemente en la tasa de cambio de la lira turca frente al dólar.

Aunque la lira se recuperaba por segundo día consecutivo tras esfuerzos del Banco Central por ajustar la liquidez en el mercado cambiario, según explicó Reuters, la respuesta de Ankara confirmó la firmeza del gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan frente a la política de Washington.

La tensión entre la superpotencia norteamericana y la nación euroasiática, formalmente aliadas en la Organización del Atlántico Norte (OTAN), subió de tono en los últimos meses, al punto de dar pie a vaticinios de mayor confrontación, incluso en el terreno de la cooperación militar.

El gobierno estadounidense impuso recientemente sanciones a dos ministros turcos y duplicó los aranceles al acero y aluminio de Turquía, lo cual influyó en el desplome de la lira turca.

La crisis en las relaciones bilaterales subió de tono después de la detención por las autoridades turcas del pastor estadounidense Andrew Brunson, acusado de terrorismo y espionaje por su supuesta participación en el intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016, recordó Prensa Latina.

Un decreto firmado por el presidente Erdogan duplicó a partir de este miércoles los aranceles sobre los autos de turismo al 120 por ciento, sobre las bebidas alcohólicas al 140 por ciento y sobre la hoja de tabaco al 60 por ciento. También se duplicaron gravámenes sobre bienes como los cosméticos, el arroz y el carbón, precisó Reuters

«Los aranceles se aumentaron para algunos productos bajo el principio de reciprocidad, en respuesta a los ataques deliberados de la administración de Estados Unidos contra nuestra economía», dijo el vicepresidente Fuat Oktay en Twitter.

Según el ministro de Comercio turco Ruhsar Pekcan, el monto de los nuevos aranceles aduaneros es de 533 millones de dólares.

Las importaciones turcas procedentes de Estados Unidos ascendieron a 12 000 millones de dólares el año pasado, según estadísticas del FMI. En tanto, las ventas de Turquía al país norteamericano alcanzaron en 2017 los 8 700 millones de euros.

Turquía y Estados Unidos, se han enfrentado por un amplio rango de temas que van desde el caso del pastor Andrew Brunson a sus intereses divergentes en Siria o los planes de Ankara parar comprar sistemas de defensa rusos.

El presidente estadounidense Donald Trump había anunciado la semana pasada la duplicación de los aranceles del acero y aluminio turcos.

Por si fuera poco, este miércoles un tribunal turco rechazó un recurso en el que el pastor estadounidense Andrew Brunson pedía el levantamiento del arresto domiciliario.

En medio esta crisis diplomática, el  gobierno turco multiplica sus gestos para  preservar o ampliar sus relaciones con otros socios y aliados.

El presidente turco, que la semana pasada se entrevistó con su homólogo ruso Vladimir Putin, recibió este miércoles en Ankara al emir de Catar, jeque Tamim bin Hamad al-Thani.

Erdogan también sostuvo una entrevista telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, con quien se reunirá a fines de septiembre Berlín.

Por otra parte, la tensión en el ámbito militar subió de tono cuando este miércoles Turquía amenazó con tomar medidas legales si EE.UU. se niega a entregarle un grupo de aviones de última generación F-35 adquiridos por las autoridades turcas.

El portavoz de la Presidencia turca afirmó que no están a favor de una guerra económica con Washington, pero dejó claro que no permanecerán callados cuando son atacados.

«Turquía no es solo consumidor de los F-35, es también un socio», dijo el vocero Ibrahim Kalin en referencia a las relaciones bilaterales, citado por los medios turcos.

El 23 de julio, el Congreso de EE.UU. introdujo una enmienda que prohíbe la entrega de estos cazas de quinta generación a Turquía en los próximos 90 días para primero evaluar riesgos asociados con la posible adquisición por el Gobierno de Erdogan de sistemas rusos de defensa aérea S-400.

Según Kalin, las acciones hostiles de EE.UU. aumentan la necesidad a nivel mundial de mantener actividad comercial en monedas nacionales. El vocero ha dado a conocer que Turquía está discutiendo la transición a las divisas de Rusia y China, entre las de otros países.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, arremetió contra las sanciones de Estados Unidos impuestas a Moscú y Ankara, durante una conferencia de prensa conjunta, en la capital turca el  martes, con su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu.    

Según el jefe de la diplomacia rusa, las restricciones que aplica Washington contra distintos países son «ilegales» y responden a sus ansias de «dominar» en todo el mundo y «dictar su política» a otros Estados, obteniendo de esa forma «beneficios unilaterales».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.