Van y vienen las amenazas, pero no irán

Autor:

Juana Carrasco Martín

Mientras en el Palacio de Convenciones de La Habana se expresaba apoyo hacia la República Islámica de Irán y a su derecho al desarrollo nuclear para usos pacíficos, los vientos que soplan desde Washington pretenden tormenta. En su retórica, George W. comparó a Irán con Al-Qaeda.

Incluso baten aires huracanados desde Israel. Allí quieren que la administración Bush diga a Teherán que puede bombardear a la nación persa si no pone fin a su programa de enriquecimiento de uranio.

Un comentario del diario libanés The Daily Star aseguraba la víspera: «Los de línea dura en Israel y en Estados Unidos creen que solamente la acción militar puede prevenir a Irán de adquirir armas nucleares…». Añade que hay temores de que Bush ceda a las presiones de Israel y de los neoconservadores y que eso «causa alarma en Moscú, Beijing, Berlín y en otras capitales», que están en contra del uso de la fuerza militar.

Por supuesto, las ínfulas guerreras se desinflaron cuando Israel inició una guerra que duró más de un mes, que dejó mucha muerte y destrucción en el campo libanés agredido, y fue una derrota política del agresor.

A ello se une la posición firme de Irán, y el resultado es un Tel Aviv al que le es difícil resollar, y un Washington que ha perdido su habitual palanca para «mover» la región. Así que los tambores de guerra tocan en sordina mientras aumentan los que piden negociación.

Se dice que el martes de la próxima semana, George W. Bush irá a la ONU a reafirmar su línea dura con el mundo, y que Irán será uno los objetivos en su mirilla.

Pero estamos todavía en el fin de semana previo, y en La Habana, en esta XIV Cumbre del NOAL, se reiteró la posición de principios sobre el desarme nuclear y la no proliferación de armas atómicas. Lo dice la Declaración Final y otra especial sobre la cuestión nuclear de la República Islámica de Irán.

Existe un derecho fundamental e inalienable de TODOS los Estados a desarrollar la investigación, producción y uso de la energía nuclear con fines pacíficos.

Los raseros dobles pueden inclinarse. No con los vientos tormentosos, sino con la voz de la mayoría… si sale fuerte y unida.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.