El imperio al día (VI): Se vende el mundo

Autor:

Randy Alonso Falcón

Todo se vende y se compra en la era del mercado: productos e ideas, patentes y conocimientos, tierras, islas y hasta la Luna misma. Nada escapa a la avaricia de unos y la malicia de otros. Vender y comprar son las cualidades del ser que pretenden imponernos. Y en esa loca carrera por consumir-existir, se aceptan hasta las excentricidades.

LA FLORIDA Y CALIFORNIA POR UNA BICOCA

Como si Jefferson hubiera vuelto a comprar la Louisiana, un sitio de Internet (weblo.com) está ofreciendo en venta virtual regiones y ciudades de Estados Unidos y el resto del mundo.

California por 55 000 dólares, la Florida por 18 000, son algunos de los precios registrados por las versiones virtuales de dichos estados. Y aunque para muchos la idea de pagar por una propiedad intangible e imaginaria puede rayar en lo absurdo, hay ya más de 6 000 personas que se han unido al sitio, según sus creadores.

«He comprado varias ciudades conocidas internacionalmente, así como algunos dominios y propiedades», dijo al diario La Opinión uno de los entusiastas especuladores virtuales. Entre las ciudades que ha adquirido Andy Jonson está Los Ángeles, de la cual es de facto el «alcalde virtual». Jonson dice que está esperando una subida de las cotizaciones para revender algunas de las imaginarias propiedades.

INSOLENCIA IMPERIAL

No satisfechos con haberle arrebatado a México casi la mitad de su territorio, empresarios norteamericanos se han arrogado el derecho de poner en venta tres islas mexicanas.

Private Islands, que así se llama la empresa estadounidense, anuncia en su portal la promoción comercial de Cayo Venado, en Quintana Roo, la isla Cerralvo, en Baja California Sur e isla Manglar, en Jalisco; todas ellas catalogadas como reservas protegidas del Instituto Nacional de Ecología de México.

Cayo Venado, por ejemplo, con 303 hectáreas y santuario para la reproducción del manatí, está a la venta en 4 millones de dólares.

La oferta viola las leyes mexicanas de bienes nacionales, federal del mar, ordenamientos constitucionales de límites y zona federal marítima terrestre. El escándalo y las protestas no están aún a la altura de la afrenta.

COMERCIO ESPACIAL

La Luna también está en venta. Las apetencias de los mercaderes han llegado hasta el espacio. Desde el año 2000 las autoridades norteamericanas consideraron legal la existencia de empresas que venden porciones del satélite de la Tierra.

Una compañía especializada en este tipo de operaciones, Crasyshop, acaba de anunciar que ha vendido 40 millones de kilómetros cuadrados de la superficie lunar a grupos privados, un 10 por ciento de los cuales fue adquirido por ciudadanos israelíes.

Según declaraciones del vocero de la empresa al periódico Jerusalem Post, los compradores israelíes piensan que quienes sacarán provecho de los terrenos lunares serán sus nietos. Se considera que dichos terrenos aumentarán de valor con el desarrollo de programas espaciales que retomarán la Luna como objetivo prioritario.

¿Hasta dónde nos llevarán la irracionalidad del consumismo y la absurda prevalencia del tener?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.