Una famosa foto del siglo XX - Opinión

Una famosa foto del siglo XX

Autor:

Juventud Rebelde

Kim Phuc quemada por el napalm, la foto tomada en 1972  por Nic Ut. Hace unos días recibí un mensaje con las doce fotos históricas más famosas del siglo XX, entre ellas está la foto de Kim Phuc, esta es su historia:

El 8 de junio de 1972, masacre en Vietnam un avión norteamericano bombardeó con napalm la población de Trang Bang. Allí se encontraba Kim Phuc con su familia. Con su ropa en llamas, la niña de nueve años corrió fuera de la población. En ese momento, cuando sus ropas ya habían sido consumidas, el fotógrafo Nic Ut registró la famosa imagen. Luego, Nic Ut la llevaría al hospital. Permaneció allí durante 14 meses, y fue sometida a 17 operaciones de injertos de piel.

Cualquiera que vea esa fotografía puede ver la profundidad del sufrimiento, la desesperanza, el dolor humano de la guerra, especialmente para los niños. Hoy en día Pham Thi Kim Phuc, la niña de la fotografía está casada y con dos hijos y reside en Canadá. Preside la Fundación Kim Phuc, dedicada a ayudar a los niños víctimas de la guerra y es embajadora para la UNESCO.

Cuando estaban al cumplirse 35 años de aquel hecho, leí esta noticia de la cual les envío un fragmento:

CUBA EN EL CORAZÓN

En los años 60 y 70 Vietnam simbolizó la barbarie del imperialismo, que hoy se reproduce a diario en Iraq y Palestina, y la épica de la lucha revolucionaria, con Ho Chi Minh acompañando al Che Guevara en lecturas, consignas y banderas en todos los rincones del planeta.

A ello contribuyó una fotografía tomada por el vietnamita Nic Ut en 1972, cuando el ejército estadounidense bombardeó con napalm la aldea vietnamita de Trang Bang.

Kim Phuc era una niña de nueve años cuando el fuego, a unos mil grados de temperatura, le causó quemaduras de tercer grado en el 65 por ciento de su cuerpo y estuvo a punto de morir.

En esta imagen de 2005 las marcas de las quemaduras denuncian la barbarie. «Cuando los soldados empezaron a gritarnos para que saliésemos de la pagoda, corrí junto a los otros niños. Entonces, un avión descendió y tiró cuatro bombas. Tras la explosión, estaba completamente rodeada de fuego y mi cuerpo empezaba a arder. Yo seguía huyendo y cuando ya no podía correr más me paré. El dolor era tan terrible que perdí la conciencia», explicó hace una semana a Canal Solidario (www.canalsolidario.org) durante su estancia en Madrid.

Después de numerosas y dolorosas operaciones aquella niña vietnamita logró sobrevivir, fue dada de alta y retomó su vida: estudió Medicina en La Habana y en 1997 impulsó la Fundación Kim Phuc. Si en 1972 el insoportable sufrimiento de la niña Kim Phuc confirmó la increíble crueldad del imperialismo, que arrasó el suelo vietnamita con terribles armas químicas, su sonrisa recobrada es otra razón más, en una relación infinita, para defender la Revolución Cubana. (Mario Amorós Rebelión.org)

Como dijera José Martí en estas dos frases: «Algunos hombres dejan tras de sí caudas de fuego, y rota la tierra, y hecatombes hirviendo: de otros brota luz de luna».

«Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.