El saldo del trabajo - Opinión

El saldo del trabajo

Autor:

Juan Morales Agüero
LAS TUNAS.— Si nos abstrajéramos un instante e insertáramos a esta provincia en el contexto mundial de naciones, comprobaríamos —entre admirados y perplejos— que se colocaría en los primeros planos en lo tocante a mortalidad infantil: ¡2,76 fallecidos por cada mil niños nacidos vivos al concluir el año 2008! Una tasa de lujo que, además de constituir récord nacional para un territorio, habla a las claras de cuánto se trabaja por acá en ese sensible y humano frente.

Aunque la UNICEF aún no ha publicado las cifras globales de los últimos 12 meses, sí están las del año 2007. En dicha tabla, ese 2,76, por ejemplo, le otorgaría a Las Tunas el lugar de honor en el continente americano —como país este lugar correspondería a Cuba, que exhibe una tasa de mortalidad infantil de 4,7 por cada mil nacidos vivos—, por encima de Canadá (5) y Estados Unidos (6), dos de los países más desarrollados del planeta. Una proeza si se analiza, además, que la provincia tuvo ocho muertes menos que en 2007, a pesar de reportar hoy 421 nacimientos más. En los municipios de Amancio y Majibacoa no hubo que lamentar ningún deceso.

Una retrospectiva por las estadísticas tuneras de mortalidad infantil muestra que a inicios de los años 90 del siglo pasado reportaba la peor tasa nacional, con alrededor de 13 infantes menores de un año fallecidos por cada millar nacido vivo. El guarismo comenzó a mejorar cuantitativamente en períodos subsiguientes, con referencias tales como 9,9 (1995); 7 (2000); 6,4 (2005); 4,7 (2006); 4,4 (2007) y este 2,7 de ahora, que junto al 2,9 logrado en Isla de la Juventud constituyen los únicos en el territorio nacional por debajo de tres.

«Es un triunfo colectivo que avala el trabajo de médicos, enfermeras, obstetras y pediatras a escala de atención primaria —dice la doctora Viviana Gutiérrez, jefa del Programa Materno-Infantil en la Dirección Provincial de Salud en Las Tunas. También tiene que ver con las previsiones adoptadas en los hogares maternos con las gestantes con factores de riesgo y con la labor del personal paramédico en las salas de maternidad y neonatología de nuestros hospitales».

No pocos especialistas del sector opinan que la excelente tasa tunera de mortalidad infantil puede superarse en años venideros si se tienen en cuenta y se les da el consecuente seguimiento a factores como los accidentes en el hogar y la lactancia materna hasta los seis meses de nacidos. Aunque la provincia exhibe un panorama positivo, son susceptibles también de mejoría los nacimientos pretérminos, el crecimiento intrauterino retardado y el bajo peso al nacer.

En Las Tunas funcionan hoy 12 hospitales, 14 policlínicos, 18 hogares maternos, tres clínicas estomatológicas y dos centros de Genética Médica, entre otras muchas instituciones. La provincia tiene más de 2 700 médicos, 5 000 enfermeras y 441 estomatólogos. Un importante grupo cumple misiones internacionalistas en 41 países. Esas realidades son incomparablemente superiores a las existentes en el territorio antes del triunfo revolucionario de enero de 1959.

Este resultado tunero —el más importante obtenido durante el año 2008 por la provincia— se inscribe en el contexto de lo realizado por Cuba en los más diversos campos, incluso en el enfrentamiento a desastres naturales que dejaron pérdidas millonarias a la economía nacional.

Pero lo que asombra al mundo es que nuestras conquistas en materia de salud pública se hayan materializado en medio del más feroz bloqueo que país alguno haya sufrido en la historia. El imperio prepotente no ha podido impedirlo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.