El tránsito de la culpabilidad

Autor:

Juan Morales Agüero

LAS TUNAS.— Cuando se les echa una ojeada a fondo a las estadísticas históricas de los accidentes de tránsito en esta provincia, salta a la vista en materia de culpabilidad un elemento consustancial a toda la geografía del archipiélago: en la inmensa mayoría de los casos han sido los conductores de vehículos los máximos responsables.

Sin embargo, en lo que va de año 2009 esa tendencia —aparentemente lógica— muestra una definida proclividad a la inversión. En efecto, a juzgar por informaciones suministradas por especialistas de la Unidad Provincial de Tránsito de Las Tunas, son ahora los peatones quienes con mayor frecuencia se sientan en el banquillo de los acusados.

Las causas son diversas, pero la ingestión de bebidas alcohólicas y el consecuente estado de embriaguez clasifican en la parte más alta de la tabla de posiciones. Un peatón ebrio que intenta cruzar la vía por zonas inadecuadas que no le garantizan protección constituye una amenaza no solo para la circulación vial, sino para su propia vida.

Así, esta provincia computa hoy 226 accidentes, con trágico saldo de 20 fallecidos y 267 lesionados. Una rápida comparación con similar etapa del pasado año refleja que ahora hay cinco accidentes más, igual cifra de occisos por encima y 45 lesionados menos. Eso a pesar del esfuerzo de las autoridades en materia de educación vial.

Los más afectados en estos trances son los jóvenes y los niños. La secuela —primera causa mortal en esas edades— denota desconocimiento del artículo 138 del Código de Vialidad y Tránsito, que regula la conducta de los peatones y establece penalizaciones en casos de infracción. Se precisa ser más rigurosos con esas indisciplinas.

En el planeta fallecen anualmente más de un millón de personas por causas de accidentes de tránsito y otros cinco millones sufren traumas físicos que los discapacitan para siempre. ¡Una verdadera epidemia! En Cuba ocurrieron más de 10 500 el año pasado, los cuales originaron 778 fallecimientos y alrededor de 7 700 heridos.

Ahora que la celebración de una nueva Jornada Nacional del Tránsito es inminente —comenzará el próximo 12 de octubre—, es necesario reflexionar con hondura sobre este tema. Los conductores cargan sobre sus hombros una colosal responsabilidad en la vía. Pero los peatones tienen también la suya. A ellos les recuerdo una frase conocida: «Más vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.