Asia: integración contra la crisis

Autor:

Nyliam Vázquez García

En materia económica, 2009 fue un año tortuoso. Y aunque desde sus meses finales, agoreros triunfalistas apuntaron el fin de la crisis económica mundial, otros analistas se apresuraron en desmentirlos. Como quiera, en lo que no parece haber dudas es en la profundidad del impacto generado por la misma. Así que una buena parte de las previsiones para el año que recién estrenamos, prioriza las medidas para contrarrestarla: adecuaciones de los modelos económicos, estímulos, diversificación, menos dependencia de las exportaciones, entre otras medidas.

La Asociación de Países del Sudeste Asiático (ASEAN) y la República Popular China iniciaron 2010 con la apertura oficial de una zona de libre comercio, lo que supone una apuesta por la integración económica de la región y otra vía para que las naciones del conglomerado se recuperen de la recesión.

Según el subsecretario general de la ASEAN, Pushpanathan Sundram, esta iniciativa «reducirá la brecha de riqueza entre los diferentes países, e impulsará el comercio y la inversión transfronterizos».

Las naciones que integran este mecanismo —Tailandia, Cambodia, Malasia, Laos, Vietnam, Birmania, Filipinas, Indonesia, Brunei, Singapur— y China en su formato ASEAN más uno, lanzaron su diálogo de cooperación en 1991 y firmaron el Acuerdo Marco sobre Cooperación Económica Global en 2002. Pero como recordó el alto funcionario de la organización en la ceremonia de apertura, se necesitó de una década para hacerla realidad, así que se esperan grandes beneficios en los próximos diez años.

Esta zona de libre comercio, la mayor de su tipo entre países en desarrollo, cubre una población de 1 900 millones de personas e involucra un volumen comercial que se acerca a los 4,5 billones de dólares. Con su entrada en vigor, el promedio de los aranceles aplicados sobre los productos procedentes de los países de la ASEAN se reduce de 9,8 a 0,1 por ciento y los seis países con los que nació la Asociación, —Brunei, Indonesia, Filipinas, Malasia, Singapur y Tailandia— reducirán las tarifas sobre los artículos chinos de 12,8 a 0,6 por ciento.

Según trascendió, también está previsto la aplicación para 2015 de la política de «cero aranceles» para el intercambio de China con Camboya, Laos, Birmania y Vietnam, nuevos miembros de la ASEAN. La semana pasada el viceministro chino de Comercio, Yi Xiaozhun, también auguró un aumento de las inversiones en el sudeste asiático gracias a la expansión de las empresas nacionales, para lo cual la zona de libre comercio será muy beneficiosa.

De acuerdo con Xinhua, a pesar de la crisis financiera, la ASEAN continúa siendo el cuarto mayor socio comercial de China detrás de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón. También el gigante asiático se convirtió en el segundo mayor socio comercial de Singapur y el primero de Malasia en 2009.

Este nuevo paso de integración económica regional supone no solo un hito en la colaboración, sino una postura distinta en medio de las exigencias del contexto actual. Con la mirada puesta en acortar las diferencias que separa a sus miembros entre sí y en función de las necesidades de cada cual, esta zona de libre comercio también propone utilidades para la estabilidad económica general.

El 2010 le dio la bienvenida a esta iniciativa y seguramente los millones de habitantes que deben beneficiarse de ella, también. Integración contra la crisis: solución también desde el continente asiático.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.