Aplauso a la creatividad - Opinión

Aplauso a la creatividad

Autor:

Roberto Díaz Martorell

Las obras buenas dirigidas a alimentar la espiritualidad del ser humano, ejercitar la mente, mejorar el ánimo y la salud, siempre dejan un grato sabor de satisfacción y placer.

Por estos días de verano, cuando el pueblo está ávido de encontrar propuestas novedosas, diferentes, interesantes, amenas y atractivas, el teatro llevado a las comunidades encaja perfectamente en ese perfil.

Teasur es un buen ejemplo de ello. Este es un evento que cada agosto sube el telón en las comunidades rurales de la Isla de la Juventud y regala arte, chistes, cuentos, histrionismo… y sobre todo, regala la oportunidad de participar a los que viven alejados de la ciudad.

Con las mochilas cargadas de ideas, estos guerrilleros de las tablas tomaron por asalto lugares de difícil acceso para aportar frescura desde la danza, el teatro, la narración oral, los títeres y los juegos de participación, sin otros recursos que el esfuerzo propio y las ganas de hacer.

No fue casual que varios de los protagonistas expresaran lo gratificante de la experiencia, en la que no solo se veían como los artistas de la ciudad en el campo, sino también como los que dialogaban y aprendían  de las iniciativas locales, incluidas ahora en repertorios futuros.

«Gracias, gracias», decían repetidamente los pineros después de cada función a estos jóvenes teatristas locales y de otras partes de Cuba, como los del grupo matancero Mirón, quienes dejaron atrás sus problemas y responsabilidades hogareñas para venir a alegrar el alma de otros.

Cuando un grupo teatral entra a una comunidad, la vida cultural y social recobra su salud. Este tipo de actividad llama a la participación y ofrece también la oportunidad de reflexionar y aportar ideas desde la realidad, hecho que hace más rico el intercambio.

Asimismo, esta manera de hacer teatro tiene el potencial de generar transformaciones importantes en la conducta del pueblo: después de esta experiencia muchos se ven con la capacidad de superar los límites impuestos por la lejanía de las grandes urbes para crear y mantener nuevos espacios de socialización con el esfuerzo colectivo.

Es hermoso observar cómo mediante estas diferentes manifestaciones artísticas se ayuda a la población que vive en comunidades rurales a meditar sobre problemas sociales y económicos, y a hallarles solución. En realidad constituyen un recurso eficaz no solo de orientación al espectador, sino también de educación.

Mientras entretenimiento y comunicación anden de la mano —como lo materializa este proyecto—, se puede estimular el debate sobre temas autóctonos de cada comunidad, razón número uno para conectar y unir a personas con intereses comunes.

Varios expertos sobre el tema coinciden en señalar que entre las diversas razones que hacen del teatro una aventura significativa para el ser humano, destaca aquella que le permite expresar e interpretar historias, emociones, miedos, dudas, inquietudes… y acercar al público a la realidad.

Se agradece además porque hoy, en las condiciones en que vive el mundo actual, los cubanos no cesamos de batallar a diario en pos de garantizar el futuro desde acciones que convoquen a pensar, participar y comprometernos. También en ese sentido las iniciativas como Teasur merecen un aplauso.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.