Evoquemos a Maceo con Martí

Autor:

Yusuam Palacios Ortega

Recordar a un padre es un acto verdaderamente hermoso y se alimenta el espíritu del hombre que siente orgullo y admiración por ello, máxime si ese padre es un héroe de la Patria, si su vida entregó por hacerla feliz y libre de toda dominación.

Cumple ya nuestra Revolución 55 años de su triunfo glorioso y en su seno late, cual corazón enardecido, el ejemplo y la fuerza moral de uno de los hijos más dignos y valerosos de la Patria: el general Antonio Maceo y Grajales, hombre cuyo carácter entero deviene arma imprescindible para enfrentar y ganar la guerra que se nos hace a pensamiento, cubano de raíz patriótica que mostró al mundo su pasión revolucionaria, siendo consecuente con la luz que lo hizo elevarse a la cumbre más alta del misterio Cuba, por quien vivió y padeció.

¡Y qué mejor evocación que hacerlo martianamente!, ¡qué manera tan profunda y sincera de honrar a Maceo desde la visión martiana! «No conozco yo, general Maceo, soldado más bravo ni cubano más tenaz que Usted», escribía nuestro Apóstol José Martí al Titán de Bronce, mientras en Cuba hervía la Revolución que requería su urgente presencia para acelerar el triunfo sobre España y construir, al fin, una república «con todos y para el bien de todos».

Era medular la presencia del hijo de la Madre de la Patria, Mariana Grajales, en la gesta necesaria organizada por Martí; la inteligencia maceísta, su fuerza en el pensamiento, su condición de soldado bravo eran aclamadas por la propia historia de lucha de los cubanos, pues representaban para nuestra nación, esclava del brazo de hierro ensangrentado español y amenazada por el gigante de las siete leguas, la garantía de vida, del triunfo heroico, de libertad, paz y justicia.

Y con el Titán de Bronce su familia, el mejor de los comandos admirables de la historia patria, portadores de una cultura y una filosofía de lucha, de amor, de cubanía. En momentos en que el estudio de nuestra historia resulta imprescindible para la preservación de la Revolución; conscientes de que en Antonio Maceo y la familia Maceo Grajales se resume el espíritu más viril e intransigente de nuestro pueblo, la juventud martiana desea rendir tributo a su legado y profundizar en el conocimiento de su obra; ello desde la cosmovisión del Apóstol, su legado, el mejor ejemplo de unidad, de revolucionario armonioso y radical, de cómo hacer política en los tiempos que vivimos, bajo una crisis humanística compleja que demanda no olvidar nuestra esencia, defender la obra humana que nos ha antecedido, como aquella de la cultura Maceo Grajales, como le ha llamado el destacado intelectual y patriota cubano Armando Hart Dávalos.

Así, como convocara José Martí al general Antonio Maceo, en la pasión por Cuba, y con el objetivo de promover el estudio y acercamiento de la juventud cubana al ejemplo imprescindible de la familia Maceo Grajales, el Movimiento Juvenil Martiano  y la Comisión José Antonio Aponte de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, han convocado a la realización del primer Seminario Juvenil Maceísta, el cual se desarrollará en La Habana del 6 al 8 de diciembre con estas motivaciones, con el amor de cubano, bajo la premisa de unir para vencer, de continuar fortaleciendo la Revolución, de ser como Maceo y Martí, consecuentes con el tiempo histórico, Pinos Nuevos de la dignidad, el decoro y el honor.

*Presidente Nacional del Movimiento Juvenil Martiano.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.