Rodar «horizontal»

Marina Menéndez QuinteroMarina Menéndez Quinteromarina@juventudrebelde.cu
12 de Agosto del 2017 20:55:58 CDT

Perdonen por echar mano a una meta que encierra directriz tan importante para el devenir de las sociedades: acabar con el verticalismo, lograr que cada vez menos las decisiones se impongan de arriba a abajo y, por el contrario, sean el resultado de un ejercicio de análisis horizontal, es decir, con todos a la misma altura. De igual a igual.

Pero no voy a hablar de política. Estoy pensando en prácticas que se han entronizado en la sociedad y mediante las cuales otras decisiones, esas que no tienen que ver con el devenir del país sino con la vida rutinaria de cada cual, exhiben un «verticalismo» que transita al revés: de abajo a arriba. Hablo de «disposiciones» anárquicas que alguien no indicado impuso, con toda la verticalidad que un acto así de inconsulto encierra.

Pongo un ejemplo: puede que no le vaya muy bien si anda en bicicleta. No puede dejarla en la puerta y tampoco pasarla. Ni los parqueadores le permitirán separarse de ella. Ellos «no están autorizados» a que coloquen bicicletas en su pequeño y momentáneo territorio. Ni siquiera si Ud. lo exime de responsabilidades, y le explica que asume la culpa si alguien logra quitar la cadena y se la lleva. Al fin Ud. está apurada, necesita entrar a equis lugar y por supuesto: confía en su gruesa cadena.

Ocurre que apenas hay parqueos para ciclos en toda la capital, y aunque muchísimas veces aparece un CVP, un responsable, o un compañero de parqueo público caritativo y amable que le permite atarla a un árbol, un poste o una reja, la mayoría no la deja.

No se puede entrar con la bici a casi ningún inmueble por ancho que sea su portal y hasta jardín posea: la persona de la puerta posiblemente le dirá que la Dirección no lo permite. Que «me botan» si me sorprenden dejándola entrar «con ella».

Pero como Ud. es persistente y, sobre todo, está necesitada, quizá se le ocurra hablar con la Dirección. Y se sorprenderá porque la directora del sitio sí es comprensiva y flexible, y halló un huequito en el patio para su transporte… ¡Al fin, Ud. entra!

Pero ocurre que tampoco hay ya ciclovías, ni siquiera se puede transitar dando pedales por una avenida tan amplia y expedita como el Malecón… A propósito: creo que en todo este asunto también faltan decisiones en el sentido contrario. Desde arriba.

Porque es poco entendible que en una nación donde la bicicleta se popularizó y sobrevivió al período especial entre los afortunados que descubrimos sus facilitaciones y no motivos de queja, hayan desaparecido los parqueos de ciclos, y no existan siquiera aquellos aditamentos en que se podía colocar la bici cómodamente atada —siempre candado mediante— de la rueda delantera.

Ni vías más seguras en las cuales Ud. no constituya un «estorbo», como a veces se siente ante ciertos choferes que quisieran que su bicicleta se esfumara, aunque Ud. transite como manda la lógica: por la derecha.

Y conste que no padecemos solo los «testarudos» habituados a ella pues preferimos hacer ejercicio mejor que disgustarse porque la frecuencia del transporte público no concuerda con el reloj y las tareas. Muchos jóvenes que no vivieron aquellos años, hoy también se transportan en ella.

Ojalá se abstuvieran de condicionar quienes no están facultados para imponer directrices, y lleguen las necesarias decisiones que pueden resolver pequeños dilemas y allanarnos —o digámoslo con teoría— «horizontalizarnos» el tránsito en bicicleta.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      mileyda - 13 de Agosto del 2017 8:27:15 CDT

      !!!100 por ciento de acuerdo, marina!!! estaba por escribir de lo mismo y me alegra que seas tú, otra feliz sobreviviente de pasiones ciclìsticas... un ejemplo de lo que dices: remozaron el parqueo del Coppelia y quitaron el parqueo de bicis, que no solo era un alivio en pleno vedado, sino tambien una entrada segura de al menos 20 o 30 clientes diarios para sus parqueadores, personas mayores aún activas y muy cariñosas, responsables y educadas. esta vez los verticalizaron desde bien arriba y nos perjudicaron a muuuchos

    2. 2

      marina - 13 de Agosto del 2017 9:57:13 CDT

      Jajajaj, Mileyda. Gracias por los nuevos elementos...Bueno, por aqui ya somos dos en la misma causa; estoy segura que en la calle sumamos muchos más.

    3. 3

      Mártivarela - 13 de Agosto del 2017 11:59:24 CDT

      La política es la ciencia /de la sensibilidad, de la solidaridad, /del orden y la prudencia. La política es esencia /de la nación democrática. La política lunática, /sin gobierno horizontal genera la vertical /injusticia burocrática.

    4. 4

      capitalinadeapie - 14 de Agosto del 2017 8:39:02 CDT

      Gracias por el trabajo periodístico, que esboza lo que pasamos las ciclistas acá en la Habana, no hay una tienda en mi zona (Playa) donde se pueda parquear. Me muevo de mi casa al trabajo diariamente en bicicleta, pero si tengo que hacer alguna gestión debo hacerlo a pie o en los ómnibus, pues nunca encuentro donde dejarla. Gracias sinceramente, pues considero que con él esbozo del problema es posible iniciar el camino hacia una posible solución, que verdaderamente urge para nosotros las ciclistas

    5. 5

      Mártivarela - 14 de Agosto del 2017 13:08:35 CDT

      Marina: la bicicleta es un medio de transporte sano, ecológico, sostenible y muy económico. En lugar de limitar su práctica, debería ser todo lo contrario. Considero que cerrar los parqueos de bicicletas es un atentado al derecho del ciclista y una de las medidas más torpes que ha impuesto el burocratismo en la capital. La vieja mentalidad aún ocupa espacios de poder, y se complace en recordarnos que su puño verticalista puede golpear con fuerza la democracia que nace de la horizontalidad. El funcionarismo obsoleto levanta su bandera a través de los absurdos. Se siente realizado cuando cierra puertas y tira el sofá por la ventana. Ese funcionarismo arcaico y conservador se asocia al marasmo y a la disfuncionalidad. “Para que exista mundo tiene que haber de to´”. El pensamiento verticalista había perdido preponderancia. Hoy se une a la decadencia, y gana sus territorios de antaño…

    6. 6

      Joc - 14 de Agosto del 2017 15:00:44 CDT

      Exactamente me pasó en 1ra y 12 al ir a solicitar mi nueva licencia de conducir... y la cra que "amablemente" labora allí sin más ni menos aún cuando estaba yo con mi hija parado en la acera me soltó.. "oe aquí no se puede entrar con bicicleta"...

    7. 7

      Miriam - 16 de Agosto del 2017 13:46:06 CDT

      Fantástico trabajo!!!. También De acuerdo contigo. Increíble con los problemas tan serios de transporte, que no se haga un estudio para que existan vías sólo para ciclistas. No digo senda en la propia vía para ciclistas por el tema de los almendrones q paran donde se les ocurre... y promover de esta forma el ejercicio y educar a la población joven y menos jóven en el cuidado del medio ambiente. Ojalá se volviera al tiempo de las bicis.......saludos Marina y Fuerza!!!!!!!

    8. 8

      Marina - 19 de Agosto del 2017 21:38:53 CDT

      Ay, Joc: así mismo es! Si la frase no fuera dura, uno con la bici se siente... Bueno, no voy a decir lo que siento. Digamos que uno se siente fuera de lugar. Pero otros muchos la verdad que ayudan. En fin: ¿por qué no hacemos un club? Jajaj. Saludos. A Miriam y a los demás, contenta por el apoyo y comprobar cuántos somos!

      del autor

      en esta sección