Wifredo Lam

Si bien fue reconocido como gran pintor y excelente dibujante, Lam se movió también en otras disciplinas como la cerámica, la gráfica, esculturas en metal, diseño de joyas...

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Abandonaba Europa y su residencia en Francia con el fin de retornar a la Isla, pero antes realiza escalas en Martinica y Haití, lo cual junto al mejor influjo surrealista que traía y una visión europea de las manifestaciones artísticas africanas, y su contacto con la Tierra Madre, llevaron a Wifredo Lam a concebir, en 1942, La jungla, pintada originalmente en papel craft de envolver. Un año después, esta obra de magia, misterio y denuncia, es acogida por el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Con ello un latinoamericano no blanco entraba en la colección del MOMA.

Nació el 8 de diciembre de 1902, en Sagua la Grande, Villa Clara, y está considerado el artista cubano más influyente en el desarrollo de la plástica americana en la segunda mitad del siglo XX. Fue quien introdujo la cultura negra en la pintura cubana.

Si bien fue reconocido como gran pintor y excelente dibujante, se movió en otras disciplinas como la cerámica, la gráfica, esculturas en metal, diseño de joyas...

Radicado en Francia, exhibió continuamente pinturas, dibujos y grabados en galerías y museos de la Isla. En 1967 fue uno de los artífices del traslado del Salón de Mayo de París a La Habana. Una selección excepcional de su imaginario se ha mantenido de modo permanente en el Museo Nacional de Bellas Artes. Murió el 11 de septiembre de 1982 en París. Por voluntad expresa, sus restos fueron trasladados a Cuba.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.