Carlos Enríquez

Uno de los mejores artistas de la plástica cubana de la primera mitad del siglo XX

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

En el Museo Nacional de Bellas Artes se exhiben, para disfrute de quien lo visite, obras de Carlos Enríquez, considerado uno de los mejores artistas de la plástica cubana de la primera mitad del siglo XX. Nacido en Zulueta, en la antigua provincia de Las Villas, el 3 de agosto de 1900, estudió pintura en la Pennsylvania Academy of the Fine Arts, en Estados Unidos.

Expuso sus primeras obras en 1925 en la Asociación de Pintores y Escultores de La Habana, y desde entonces se propuso realizar un arte moderno, desembarazado de atavismos académicos. Colaborador de la Revista de Avance, participó en la trascendental exposición de Arte Nuevo (1927).

Partió a Europa en 1930 y se radicó en Francia, donde se vinculó al surrealismo. A su regreso a Cuba inició su etapa más característica y brillante, que transita fundamentalmente por dos caminos: una interpretación poética del folclor montuno desbordada de sensualismo, cuya cúspide es El rapto de las mulatas; y la estilización de la realidad social del campo cubano.

Carlos Enríquez incursionó, además, en la literatura. Murió el 2 de mayo de 1957.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.