Tenlo en cuenta

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

No te bañes en perfume: algunos minutos después de la primera aplicación se vuelve imperceptible para nuestro olfato, pero no para los demás. Se recomienda poner en aquellos puntos del cuerpo donde late el pulso: detrás de las orejas, las muñecas, clavículas o detrás de las rodillas. ¡Cuidado con la ropa! Algunas fragancias tienen componentes que pueden mancharla.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.