Poesía de... Carilda Oliver Labra

Autor:

Carilda Oliver Labra

Carilda

Tengo el cabello rubio; de noche se me riza.

Beso la sed del agua; pinto el temblor del loto.

Guardo una cinta inútil y un abanico roto.

Encuentro ángeles sucios saliendo en la ceniza.

Cualquier música sube de pronto a mi garganta.

Soy casi una burguesa con un poco de suerte:

mirando para arriba el sol se me convierte

en una luz redonda y celestial que canta.

Uso la frente recta, color de leche pura,

y una esperanza grande, y un lápiz que me dura;

y tengo un novio triste, lejano como el mar.

En esta casa hay flores, y pájaros, y huevos,

y hasta una enciclopedia y dos vestidos nuevos,

y sin embargo, a veces…¡qué ganas de llorar!

 

Ovillejo

¿Qué pido para vivir?

Morir

¿De qué muero sin dolor?

De amor.

¿Y qué es amor para el ser?

Nacer.

Lo jura aquí una mujer

que con mucha vida está:

de amor murió, pero ya

morir de amor es nacer.

La Tierra

Cuando vino mi abuela

trajo un poco de tierra española.

Cuando se fue mi madre

llevó un poco de tierra cubana.

Yo no guardaré conmigo

ningún poco de patria:

la quiero toda

sobre mi tumba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.