Poesía de Katherine Bisquet

Autor:

Juventud Rebelde

Katherine Bisquet (Cienfuegos, 1992). Estudiante de cuarto año de Letras en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana. Realizó la curaduría de la exposición fotográfica Oficios 358, en 2013. Apareció en la antología Sinfonía visible (Costanera Editorial). Tiene publicado el libro de poesía Algo aquí se descompone (Colección Sur Editores), mención del Premio Wolsan-CubaPoesía, 2013. Asimismo obtuvo mención en el concurso Pinos Nuevos, 2015.

 

A mis padres,

y a los que aun viven

en la Ciudad Nuclear.

Será el tiempo el que endurece los cuerpos de metal, o el que los corroe,

será que cuando tocan la sal del océano efectivamente se oxidan,

y temen navegar esos mastodontes armados con los hierros del 80.

Será además que ya una vez huyeron a otras tierras para formarse,

para armar la utopía del robot de hierro

y quedaron en la mitad del camino, olvidados.

Será que en esas tierras se forjaron con lo imposible en el momento de lo posible

y después de tan pocos años cayó el colosal paredón.

Pendimos, aún pendemos.

Entonces cayó la esperanza de vivir de la energía,

cayó la esperanza de vivir con energía,

en una ciudad inconclusa,

en una generación inconclusa,

joven aún,

ingeniosa aún.

Y el naufragio alcanzó a todos

por estar hechos de uranio,

por no haber empujado la palanca,

por ver al robot que aún duerme,

en un apartado mundo que todos desconocen.

 

Algo aquí se descompone

Los niños juegan pelota en la piscina olímpica.

Los niños se bañan bajo los muelles.

Y bajo los muelles y bajo los niños raíles ahogados.

ALGO HUELE MAL.

No hay muertos, ni idea de muerte.

No hay historia, ni idea de historia.

Toda el agua es salada, todo es piedra sobre piedra.

ALGUIEN TIENE MIEDO.

Se mide la energía con sigilo, o sabiamente.

Porque ellos sí saben de qué se trata.

ALGUIEN ME HA TRAICIONADO.

Se crea una idea de comunidad,

improvisaciones de una juventud inexperta.

Resultan animales sacrificados.

Animales que bordean la comunidad entera

con la idea de abastecer el hambre de tantas bocas delgadas.

Y por las noches me despierto

espantado

porque definitivamente

ALGO HUELE MAL.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.