Altshuler a propósito de Galileo

El profesor José Altshuler, miembro del Consejo Asesor de la casa editorial Gente Nueva conversa con los lectores de El Tintero sobre la reciente reedición de su libro A propósito de Galileo

Autor:

Enrique Pérez Díaz

El profesor José Altshuler es persona querida en Gente Nueva, miembro de nuestro Consejo Asesor, oportuno jurado, apoyo eficaz en cada nueva iniciativa de la casa editorial. La reciente reedición de un libro suyomotiva este diálogo con los lectores de El Tintero.

—Usted relata en su presentación, que A propósito de Galileo recoge varios ensayos breves vinculados al mundo de las ciencias físicas, capaces de estimular vocaciones entre los estudiantes de nivel preuniversitario y abrir nuevas perspectivas culturales al público en general. ¿Qué fue lo que le animó a preparar esta nueva edición?

—Para mi sorpresa, cuando en el año 2003, dos semanas después de puesta a la venta la primera edición, fui a comprar unos ejemplares adicionales del libro para regalarlos a varios amigos, me encontré con que ya no quedaba ninguno en las librerías que yo frecuentaba. Esto lo tomé —con mucha satisfacción, por supuesto— como una clara indicación de que la obra había resultado de interés para un círculo de lectores mucho más amplio de lo que yo había imaginado, y que sería útil volver a publicarla.

«Recuerdo que los pedagogos se interesaron particularmente en el capítulo dedicado a nuestro eminente profesor universitario de física, Manuel Gran, autor de un excelente texto para estudiantes de enseñanza secundaria que se estuvo utilizando durante muchos años en nuestro país.

«Añadiré que el origen de otro capítulo, el dedicado a la breve visita que realizó Einstein a La Habana en diciembre de 1930, es, en esencia, la reproducción de un artículo publicado por primera vez en 1993 y reeditado en los años 2000 y 2005, el cual atrajo tanto interés en el extranjero, que en 2005 dos revistas, una española y otra alemana, pidieron autorización para reproducirlo, a propósito del Año Internacional de la Física, que se celebraba entonces».

—¿Cuál es el papel renovador de las personalidades que aborda el libro (muy sugerente desde su cubierta, que ahora recoge una foto histórica de los participantes en el Consejo Solvay de Física de 1927, celebrado en Bruselas)?

—En aquella reunión participaron la mayoría de los físicos más destacados del siglo XX, entre ellos, Lorentz, María Curie, Einstein, Planck, Bohr, De Broglie, Heisenberg, Schroedinger, Born, Dirac y Pauli para discutir una nueva rama de la Física —la Mecánica cuántica— que acababa de fundarse y proponía una interpretación radicalmente nueva de los fenómenos físicos, difícil de aceptar para algunos, como el mismo Einstein. Pienso que ha sido un acierto incorporar al diseño de cubierta de esta edición la famosa «foto de familia» de los participantes, cuyos nombres se dan en el interior.

—¿Qué piensa del estudio de las ciencias físicas en nuestros centros de enseñanza superior?

—Antes del triunfo revolucionario de 1959 no existía en nuestras universidades la licenciatura en Física, que fue creada oficialmente en enero de 1962, con la entrada en vigor de la Ley de Reforma de la Enseñanza Superior. Su plan de estudios abarcaba cinco años y se orientaba hacia el trabajo investigativo. Hasta entonces, lo más cercano que había a su contenido eran dos carreras de cuatro años orientadas en lo fundamental hacia la formación de profesores de Física, Química y Matemática para la enseñanza media, siempre escasamente vinculada al trabajo investigativo en física.

«A partir de ese momento y hasta la fecha, la licenciatura en Física se ha desarrollado considerablemente y hoy se encuentra, por la calidad de la formación de sus egresados, cuyos resultados originales se publican en importantes revistas internacionales, entre las más prestigiosas de nuestras universidades».

—¿Volveremos a contar con alguna obra suya en el catálogo de Gente Nueva?

—Así lo espero, porque pienso que vale la pena trabajar con Gente Nueva, dada la importancia que tienen sus publicaciones en cuanto a la motivación y la formación intelectual de las nuevas generaciones, que son el futuro de nuestro país.

—¿En qué nuevo proyecto editorial se encuentra trabajando actualmente?

—En estos precisos momentos estoy dándole los toques finales a una obra sobre la historia de las comunicaciones internacionales de nuestro país, del correo marítimo al satélite. Pero se trata esencialmente de un trabajo de investigación especializado, que pienso interese más bien a los especialistas de las telecomunicaciones, aunque tengo que decir que me esfuerzo en presentarlo en forma tal que pueda interesar a otros sectores de nuestra población. También tengo otro libro, casi terminado, sobre el rayo, un fenómeno natural con interesantes aspectos científicos, técnicos y culturales que siempre me ha apasionado... pero esa es otra historia. Para Gente Nueva, he pensado en otras cosas. Ya veremos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.