Otro «chance» para la naturaleza

Aplican en Cuba novedosas técnicas para acortar el período de regeneración de los bosques a partir de la Silvicultura Análoga

Autor:

Patricia Cáceres

La regeneración natural de un bosque a su estado original, a diferencia de lo que se cree, es un proceso complejo que puede tardar entre 20 y 60 años.

Es por ello que en algunas naciones —incluida Cuba—, se ha optado por aplicar la Forestería o Silvicultura Análoga (FA), novedosa técnica que acorta ese período y da respuesta rápida a la destrucción y degradación de los ecosistemas.

La FA fue creada en Sri Lanka por el Doctor Ranil Senanayake, y actualmente se aplica en comunidades de Cuba, Costa Rica, México, República Dominicana, Honduras y Canadá.

En exclusiva a JR, la Doctora Orlidia Hechevarría Kindelán, especialista del Instituto de Investigaciones Agroforestales, indicó que esta metodología constituye una excelente alternativa para rehabilitar la biodiversidad a través del uso de especies ecológicas, con valor socioeconómico y culturalmente compatibles con el medio ambiente.

La FA —dijo— es una fusión entre la ciencia y las actividades habituales de una finca que rebasa las prácticas agroforestales, pues permite restaurar áreas no productivas que han perdido casi la totalidad de sus especies en un tiempo menor al que necesita la naturaleza, y al mismo tiempo proveer de alimentos a los finqueros.

De acuerdo con la especialista, cuando se decide aplicar la FA en una finca es imprescindible visitar un bosque primario cercano al degradado, donde el hombre no haya hecho mucha intervención.

«A ese bosque se le aplica una fórmula que describe las plantas que lo componen, desde los árboles más altos hasta los musgos. Luego se repite la acción en el área que se pretende restaurar y se compara para determinar las especies que le faltan para ser igual al original».

Otro paso importante —señaló Hecheverría— es realizar una valoración ecológica que refleje las áreas más débiles y las de mayores potencialidades dentro del terreno que se va a recuperar.

A partir de ahí —explicó— se hace un diseño para ubicar las especies. «En las áreas más saludables para la agricultura, se utilizan plantaciones agrícolas, y cerca de la casa del agricultor se colocan las plantas medicinales, porque son las que están más cerca de él. Se conforma un ordenamiento donde conviven las plantaciones agrícolas con las ornamentales y con especies forestales».

Una herramienta que se debe tener en cuenta es la base de datos, que permitirá elegir aquella planta que se adapte y cumpla mejor las funciones ecológicas para un suelo y unas condiciones específicas.

Asimismo hay que garantizar la disponibilidad de semillas en los viveros y hacer una valoración de la tierra, determinar su profundidad, la cantidad de lombrices y materia orgánica que contiene, para ubicar las plantas según sus requerimientos.

«También resulta crucial disponer de un mapa potencial del terreno que indique por dónde corre el agua, en qué dirección sale el sol, por dónde corre el viento y cuáles son las áreas que se inundan, entre otros aspectos.

«A partir del diagnóstico del área, comienza un período de siembra de especies nativas del lugar, así como de otras análogas que sirvan para el sustento económico de la comunidad. Todo ello se hace respetando la natividad de las plantas, y poniendo énfasis en la biodiversidad», recalcó.

La FA comenzó a aplicarse en Cuba en 2007, luego de que la Red Internacional de Forestería Análoga se interesase en las potencialidades de la geografía de la Isla.

Bajo la oportuna supervisión de la Red, nacería el proyecto Restauración de la Biodiversidad y Desarrollo Comunitario en la Provincia Guantánamo, desarrollado entre el Instituto de Investigaciones Agroforestales de Cuba y el Fall Brook Center de Canadá.

En una primera fase piloto se desarrolló en dos fincas de Cojímar, provincia de La Habana, y en otras tres de la localidad Paraguay, de Guantánamo. A principios de 2008 se extendió a las 14 fincas forestales de la zona del municipio de Guantánamo.

 

 

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.