Revistas electrónicas en la web promueven la literatura de ciencia ficción en Cuba

El impacto de libros como Harry Potter ha promovido las revistas electrónicas enviadas por correo electrónico, como vía para desarrollar la ciencia ficción La red al día

Autor:

Amaury E. del Valle

Andan vagando por la red, desde hace casi un año, ocho números que conforman un proyecto con nombre propio: La voz de Alnader, revista que permite asomarnos al mundo de Trillidor, Jeffrey y Sandor; Alnader, la tierra fantástica, Sahai, El Silfo, L@ra y «Adexenim, el aprendiz de mago»...

Aún no se acaba la magia. El informativo Estronia abre sus puertas a quienes pretenden estar al día en el mundo de las noticias, los comentarios y las curiosidades sobre fantasía y ciencia-ficción. Tiene una experiencia de más de tres años, y sus padres, Isilwen y Elendil, se han convertido en referencia para más de 500 amantes anónimos que andan errantes por la red de redes, buscando seriedad y profundidad fantástica.

Al final, gracias a DIALFA-Hermes, aquellos que se deciden a abandonar el teclado, comparten más de tres horas los últimos sábados de cada mes en la Biblioteca Rubén Martínez Villena, de La Habana Vieja, como parte de las actividades organizadas por estos muchachos que se hacen llamar: Proyecto para la Divulgación del Arte y la Literatura fantástica.

Son, en resumen, amantes del arte y la literatura de ciencia ficción, quienes han encontrado en el mundo virtual una forma de encauzar su interés.

Onírica, el universo madre

El primer esfuerzo en Cuba por promover este tipo de afición fue el sitio Onírica, aunque actualmente se encuentra fuera de circulación, desde su creación, en el año 2004, se definió como un proyecto cultural para promover la educación artística, la cultura fantástica y la creación del género en todas sus manifestaciones.

Poseía además un informativo que se distribuía a través del correo electrónico e implementaba el correo debate, medio fundamental para la comunicación y el intercambio de diversos temas con los lectores.

De Onírica surgieron diferentes espacios, ya sea por correo electrónico o con páginas hospedadas en diferentes servidores, como La voz de Alnader, Estronia y DIALFA-Hermes, todos con un objetivo común: seguir promoviendo la fantasía y la ciencia ficción entre los interesados en el tema.

El 22 de octubre del año 2006 nace La voz de Alnader. Al principio solo fue una broma entre dos amigos, pero finalmente el sueño de realizar una revista propia donde pudiesen volcar todas sus inquietudes literarias y a su vez contribuir a informar a los seguidores de estos temas se convirtió en un: ¿por qué no?

Así, después de pensar en diferentes formatos, tipos de diseño, secciones, temáticas principales y nombres, surgió Alnader, la tierra fantástica de la novela que Jeffrey López y Sandor Gálvez, los impulsores de la revista, habían estado escribiendo desde los tiempos de secundaria.

Cuando La voz de Alnader vio la luz, ya Estronia —que también se distribuye por correo electrónico— llevaba más de un año en la web. Con una frecuencia semanal al inicio, que luego se convirtió en 30 números anuales, Yadira y Gonzalo prometían «brindar noticias, comentarios, curiosidades... en fin todo lo que se nos ocurra a nosotros los creadores y en eso los incluimos a ustedes que serán los que conformarán nuestro público».

A partir de septiembre de 2006 y con la salida al aire del programa televisivo capitalino X Distante, que aborda fundamentalmente el tema, Estronia puso a disposición de los lectores un nuevo suplemento que pretendía brindar información sobre las cintas que se transmitirían durante el mes.

DIALFA-Hermes, en cambio, es el proyecto más joven de todos, pero no por ello el menos importante. Con cinco directores y pocos meses de experiencia, estos jóvenes han sabido organizar las actividades fuera del universo digital, y aunque mantienen su divulgación por correo electrónico con entregas periódicas, también han logrado crear espacios para conferencias, proyección de películas, y mesas redondas donde se debate todo lo relacionado con la fantasía y la ciencia ficción. Su sede es la biblioteca provincial Rubén Martínez Villena, en el corazón de La Habana Vieja.

La voz de Alnader también ha sabido colarse en la web de manera original y sorprendente, aprovechando una de sus mayores ventajas: la posibilidad de interactuar con el producto comunicativo, con los realizadores o entre el mismo público.

Así, en la revista existen secciones como Argadel, donde los usuarios deben descifrar los códigos secretos escondidos bajo cuatro secciones: dragón, león, fénix y escorpión. Y el código final aparece cada cuatro números en la revista.

También está El rincón del enano, espacio creado para que el público pudiera expresar su opinión, y que se ha convertido en una de las secciones más gustadas del informativo. E igualmente El correo debate, precisamente para intercambiar y debatir opiniones sobre temas relacionados con la ciencia ficción.

Michel Ibarra Díaz, director del proyecto comenta: «El correo debate funciona cuando las personas llegan a la actividad, nos dejan sus correos, porque la lista solo puede ser por invitación, los moderadores de la lista unimos esos correos y cada persona que quiera escribir sobre un tema determinado interactúa con aquellos que quieren responder, y a su vez lo reciben todas las personas inscritas en la lista».

Además, a través de una lista electrónica, DIALFA... hace llegar a los usuarios suscritos carteleras e informaciones sobre las diferentes actividades que realizan.

Mundos paralelos

Además de estos sitios, en Cuba existen otras revistas digitales sobre ciencia ficción. Tal es el caso de Disparo en red, realizada por el Grupo Espiral, perteneciente a la Asociación Hermanos Saíz, donde se ponen a disposición de los lectores varios artículos de análisis sobre la literatura fantástica, y se publican los principales cuentos resultados de este taller de creación literaria.

Siguiendo la línea de la literatura cubana e internacional cyberpunk, el escritor cubano Raúl Aguiar, a través de la revista Qubit, ofrece mensualmente materiales publicados en otros medios, así como artículos relacionados con temas afines al género, tanto en sus aspectos literarios y culturales, como en sus repercusiones sociales.

El auge de «fanzines», como también se le conoce a las revistas digitales que tratan el tema de la ciencia ficción, está dado por varios factores, como el reciente impacto internacional que han tenido varios libros del género como Harry Potter o las tres entregas cinematográficas de El señor de los anillos, así como el aumento de las publicaciones de este tipo, unido al desarrollo de las nuevas tecnologías.

En Cuba, a esto se suma el deseo de reivindicar el género y revocar la tendencia a asociar a los amantes de la fantasía con un pensamiento infantil. De hecho, salvo el Premio ARENA, convocado por el Grupo de Creación ESPIRAL y el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso; el de minicuentos El Dinosaurio, así como una categoría en Ciencia Ficción en los Premios David, pocos son los espacios que reconocen y publican a estos creadores.

De cualquier modo, la seriedad y la profundidad en el tratamiento de los temas, el tiempo dedicado a investigar, así como la aceptación que han tenido dentro del público, atestiguan la calidad de estos proyectos.

Pionero fantástico

La primera web sobre literatura de ciencia ficción cubana fue El Guaicán Dorado, que apareció entre los años 1998 y 1999. Tiempo después, comenzó a orbitar en el ciberespacio El Guaicán Literario, ahora desde un servidor nacional, incluido en el portal de Cubaliteraria.

Aunque ha tenido problemas con su actualización, el sitio está aún en la web y atesora una valiosa colección de comentarios, críticas, semblanzas, crónicas y entrevistas, que abarcan la mayor parte de la producción nacional de ciencia-ficción y fantasía.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.