El iPhone 5, nuevo ícono entre los móviles

Otra entrega de los conocidos teléfonos inteligentes o smartphones llega al mercado este viernes

Autor:

Amaury E. del Valle

Cuando el pasado viernes se puso en oferta el nuevo teléfono inteligente iPhone 5, la empresa creadora del artefacto, Apple, demostró que a pesar de la crisis económica mundial, el mercado de las tecnologías puede removerse.

En apenas unas horas fueron prevendidos los dos millones de unidades del novedoso smartphone, que finalmente verán en sus manos los afortunados dueños este viernes 21 de septiembre, cuando esté físicamente en 356 tiendas de todo Estados Unidos, y a partir del 28 de septiembre en 22 países de todo el mundo, entre estos España, Italia, Irlanda, Portugal, Nueva Zelanda y Polonia.

El iPhone 5 llega precedido por una avalancha publicitaria desplegada a nivel planetario que ha desatado los apetitos de los amantes de los gadgets tecnológicos, a pesar de que expertos y prensa especializada que asistieron a su presentación pública se mostraron decepcionados por la realidad.

A ciencia cierta, el nuevo iPhone tiene entre sus novedades una pantalla de retina de cuatro pulgadas y conexión a Internet de alta velocidad LTE, además de ser un 18 por ciento más fino y un 20 por ciento menos pesado que su predecesor, el iPhone 4S, un sueño del fallecido fundador de Apple, Steve Jobs.

Sin embargo, este último de los iPhone se esperaba que proporcionara más trigo tecnológico en materia de inventivas, lo cual quizá se haya visto empañado por la guerra de patentes que libra Apple contra sus rivales, especialmente Samsung, y los móviles con sistema operativo Android, ideado por Google.

El hecho de que el iPhone 5 haya superado una vez más todos los récords de venta del conocido teléfono de Apple, según informó este lunes Phillip Schiller, vicepresidente de ventas mundiales de la compañía, demuestra lo revolucionario y esperado que han sido estos dispositivos, que cambiaron la faz de la telefonía móvil.

Dos millones en un día

Cuando se lanzó el iPhone 4 recibió en su primer día 600 000 solicitudes de compra. La siguiente entrega, el iPhone 4S, tuvo más de un millón de pedidos iniciales, pero que el iPhone 5 haya tenido más de dos millones y sus propietarios se hayan visto obligados a admitir que muchos no tendrán sus teléfonos hasta octubre, pues todavía están fabricándolos, no tiene similar en la historia tecnológica de la última década.

El «éxito» es mayor si tenemos en cuenta que estamos en un contexto de crisis mundial, a la cual no escapa Estados Unidos, y los iPhone no son precisamente móviles baratos, aunque su precio varía en función de la memoria interna que traigan.

Por lo menos Apple pudo respirar con alegría el lunes, cuando vio que sus acciones en la Bolsa de valores abrieron con una ganancia del 0,53 por ciento, que si bien fluctuó durante el día cerró definitivamente en cifras muy positivas.

No se puede olvidar que los iPhone son el producto estrella de Apple, pues sus ventas representan dos tercios del total de los beneficios de la compañía con sede en Cupertino, California, que ha dejado algo atrás la fabricación de sus siempre bien recibidas computadoras, para concentrarse más en los iPhone y sus hermanas las iPad, unas tablet PC o minicomputadoras portátiles que también han dado mucho de qué hablar.

Incluso cuando hay razones para celebrar, de cualquier forma las arrugas no se borran de las caras de los directivos de Apple, que ven pisarles los talones muy de cerca a múltiples competidores.

Desde que se lanzara hace cinco años el primer iPhone, mucho ha llovido entre los fabricantes de móviles, que rápidamente han sacado al mercado otras propuestas en ocasiones de igual y hasta de mayores prestaciones en diversos aspectos.

Los más cercanos son Samsung, Nokia, HTC, Motorola, Sony o LG, que han logrado desarrollar smartphones de gran calidad.

Samsung presenta su gama de Galaxy Note, Galaxy Nexus y Galaxy S III, y prepara una versión más moderna, nombrada Galaxy IV, la cual quizá esté pronto en el mercado.

El Galaxy S III, con su pantalla de 4,8 pulgadas, un procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz, una cámara trasera de ocho megapíxeles y otra delantera de 1,9, ha cautivado a muchos que lo prefieren sobre el iPhone, especialmente en los mercados europeos, donde la empresa sudcoreana es muy fuerte.

También Nokia hace su sombra, especialmente por su alianza con Microsoft y su Windows Phone 8, el cual está incorporado en el Lumia 920, con una pantalla de 4,5 pulgadas con más de 16 millones de colores, un procesador de doble núcleo a 1,5 Ghz, memoria de un GB y cámara con tecnología de 8,7 megapíxeles con flash Led y lentes Carl Zeiss.

La familia One, de HTC, tampoco se queda atrás, con el HTC One X a la cabeza, equipado con una pantalla LCD de 4,7 pulgadas, un procesador de cuatro núcleos a 1,5 GHz, 32 GB de almacenamiento, un GB de memoria RAM y cámara trasera de 8 megapíxeles y delantera de 1,3.

Otros más pequeños pero igualmente luchadores son Motorola, Sony y LG, con móviles inteligentes de altas prestaciones, que si bien no logran las millonarias cifras de venta del iPhone son muy bien recibidos por los consumidores.

Quizá el que más aparentemente vaya a la saga sea Research In Motion (RIM), con sus tan apreciadas Blackberry, que para algunos quedaron atrás por seguir aferradas a las antiguas teclas, pero que continúan siendo las preferidas en el mundo empresarial por su estabilidad, confiabilidad y múltiples prestaciones.

Aún así, la Blackberry OS 10 pretende plantarle cara a las críticas con un sistema basado en una interfaz táctil, en la que se sustituye el teclado físico por el digital, aunque RIM ha asegurado que quiere ofrecer la mejor experiencia posible a la hora de escribir texto, «pero de una forma totalmente distinta hasta el momento».

Sin darle la espalda

Visto el panorama de los competidores y posibles rivales de los equipos de Apple, bien vale aclarar que estos siguen estando a la cabeza en lo que a innovación en telefonía móvil se refiere, pues todos los que le han seguido debieron «copiar» en mayor o menor medida inventos como las pantallas táctiles, el touchscreen o sistema de manejo con los dedos, las potentes cámaras de foto y video y el deslizamiento de los íconos por la pantalla, entre otras muchas innovaciones que han introducido o incorporado a sus iPhone.

Justo y válido es reconocer que no todos, y quizá ni siquiera la mayoría fueron inventos de los chicos de la compañía de la manzanita, como se le conoce por su símbolo.

Muchas creaciones ya habían sido desarrolladas por diversos fabricantes y otras fueron adquiridas por la compra de sus patentes, aunque nadie niega el mérito de haber sabido integrarlas en un solo equipo.

Quizá allí radiquen sus actuales límites, bien trazados por las decisiones de jueces a favor o en contra en la «guerra de patentes» que libra contra otras compañías, que le ha restado fuerza, pero no la debilita.

Esos servicios de conectividad móvil de múltiples formas, sus prestaciones y en especial las aplicaciones que pueden instalarse en ellos, hacen de los iPhone verdaderos íconos en el mundo de los celulares. Más allá de las modas o las imposiciones del mercado, el desarrollo del mundo móvil nadie lo puede detener, no solo porque invertir en su masificación y abaratamiento es una fuente segura de ganancias, sino porque su difusión lo ha convertido en algo insoslayable para el desarrollo de un país.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.