iPhone X: ¿Innovación o maquillaje?

El último modelo de teléfono inteligente de la empresa Apple se actualiza con tecnologías de punta y, al mismo tiempo, se convierte en el terminal más caro de su historia

Autor:

Yurisander Guevara

 Tim Cook, director ejecutivo de Apple, dijo el pasado septiembre que el iPhone X sería «el mayor salto hacia delante desde el lanzamiento del primer iPhone», durante la presentación de este nuevo modelo.

En el evento también se dio a conocer el iPhone 8, sucesor del iPhone 7, que básicamente mantiene el mismo formato, con algunas mejoras.

El más «impactante», sin embargo, fue el iPhone X. Y es que a una década de que se presentase el primer teléfono inteligente de la historia, esta afirmación redondeaba la idea de una revolución dentro de la compañía, que se ha caracterizado por ser bien conservadora en cuanto a sus líneas de diseño, lo cual no significa que carezcan de estética —de hecho, sus productos aparecen entre los terminales más «bonitos».

Cierto es que el último modelo de iPhone, por un lado, rompe con los moldes de Apple, pero al mismo tiempo no significa una innovación cualitativa en cuanto a tecnología. El nombre escogido para este terminal, que salió a la venta en noviembre, es un homenaje a los diez años transcurridos desde que estuviera en el mercado su primera generación, y se espera que cambie la forma en que interactúan sus usuarios de toda la vida. Ahora bien, ¿qué cambió con este modelo?

El primer «salto» que dio Apple con ese equipo es el de su astronómico precio. El marketing alrededor de la «exclusividad» que representa el iPhone X insta a comprar su versión más básica, de 64 gigabytes de capacidad, por 999 dólares, mientras que el modelo de 256 GB cuesta unos 1 300 dólares.

Dicha «bagatela» contará con tecnologías que hasta hoy los de Cupertino nunca habían utilizado, lo cual no significa que sean nuevas. A continuación, las repasamos.

Pantalla OLED

El iPhone X podría describirse como «todo pantalla». Su frontal está conformado por un diodo orgánico de emisión de luz (OLED, por sus siglas en inglés), de 5,8 pulgadas.

Por vez primera Apple usa esta tecnología en su pantalla, la cual, irónicamente, es suministrada por su archirrival, Samsung, a través de su filial Display Solutions.

A nivel global la calidad de estas pantallas está refrendada por el hecho de que, según datos de la compañía, el 90 por ciento de los celulares que hoy las emplean son clientes de Samsung. Así, no sorprende que Apple sea uno de ellos. 

La tecnología OLED se usa en las pantallas de los televisores desde hace algunos años. Comenzada a desarrollarse en la década de 1970, esta se basa en diodos que emiten luz al aplicarles corriente eléctrica, sin necesidad de ninguna fuente adicional. Cada uno de ellos equivale a un píxel.

Apple empleó antes pantallas LCD, las cuales tienen un tiempo de respuesta a la interacción táctil superior al de los paneles OLED. Ahora, con estas nuevas pantallas, se suma a otras compañías que ya los emplean, como Samsung, LG y Google en sus terminales Pixel.

Reconocimiento facial 

Otra de las grandes apuestas de Apple en su nuevo celular es la nueva forma de acceso al teléfono móvil: Face ID.

Se trata de un sistema basado en el reconocimiento facial de los usuarios y que supone una evolución respecto al método táctil Touch ID (por huella dactilar) que presentaban los modelos de iPhone anteriores.

Pero esta tecnología tampoco es nueva. De hecho, es bastante polémica y la posibilidad de burlarla con facilidad ha despertado críticas recientemente.

En este caso, Samsung fue la primera empresa en sacar al mercado un smartphone con la función de desbloqueo mediante el iris y reconocimiento del rostro, en su modelo Note 7, de agosto del pasado año. Dicho terminal fue retirado por problemas con la batería. El reconocimiento facial se volvió a incluir en el Galaxy S8, que fue presentado en marzo de este año, y también lo usa LG en su modelo C6.

Hasta ahora, el Face ID de Apple se ha mostrado robusto e invulnerable.

Emoticonos animados 

Toda operación de mercadeo siempre viene acompañada de características de entretenimiento, y Apple ha querido explotar la creciente popularidad de los emoticonos.

Los llaman «animojis», por estar animados en tres dimensiones, ya que los propios usuarios pueden hacer uso de la cámara para que estos íconos se conviertan en modelos tridimensionales con «vida propia».

Apple explicó que el celular es capaz de capturar hasta 50 tipos de movimientos musculares diferentes para crear hasta 12 «emojis».

Tal y como explicó el desarrollador de Apple, Steve Troughton-Smith, incluyen todo tipo de imágenes: chimpancés, robots, cerdos, gatos, pollos, perros, zorros....

Pero los emoticonos animados tampoco son una invención de Apple. Existen aplicaciones en el mercado que permiten convertir la cara de un usuario en uno de ellos, como Memoji o Imoji.

Carga inalámbrica 

El iPhone X tiene entre sus características nuevas la función de carga inalámbrica. Según Apple, hacen su entrada en un futuro sin cables.

Además de poder cargarse en cualquier estación de carga inalámbrica estándar, Apple anunció que estrenarán la base AirPower, compatible con dispositivos de la marca.

Sin embargo, esta nueva característica ya es usada desde hace bastante tiempo en otros terminales. Las familias S y Note, de Samsung, así como varios modelos de LG, Lenovo, Blackberry y Windows Phone, están disponibles para la carga sin cables.

Evolución o muerte 

Apple ha introducido todas estas tecnologías en su nuevo iPhone X porque sabe que la competencia en el mercado de los teléfonos inteligentes es cada vez mayor.

¿Significa que sus modelos anteriores carecen de calidad? Para nada. Sabido es que los terminales de esta compañía son de altísimas prestaciones y, sobre todo, tienen una probada eficiencia.

Pero los de Cupertino se habían quedado a la zaga en cuanto al uso de tecnologías que ya se han convertido en estándares del mercado. De hecho, la incorporación de todas estas características podría haber encarecido el iPhone, lo cual es una espada de Damocles para la compañía californiana.

Una encuesta publicada recientemente por el sitio web Ipadízate indica que solo el 12 por ciento de los usuarios actuales de iPhone comprarían el nuevo modelo.

Y es que existen otras alternativas más baratas y con las mismas prestaciones. Además de las mencionadas marcas Samsung y LG, está la china Xiaomi con su modelo Mix, que cuesta la mitad que el nuevo iPhone.

Cuenta con procesador Qualcomm, una pantalla que ocupa el 90 por ciento de su estructura, 6GB de memoria RAM, y hasta 256 GB de almacenamiento interno.

Otra alternativa es el OnePlus 5, fabricado por la empresa homónima y también con sede en China, cuyo precio es similar al del Xiaomi Mix.

Finalmente, mencionamos el Nubia Z17, de la china ZTE Nubia, que salió también este año. Cuenta con una pantalla de 5,5 pulgadas sin marcos laterales. Este tiene un precio que es solo el 40 por ciento de lo que quiere Apple por su nuevo iPhone.

 

Ficha técnica: iPhone X 

Lanzamiento: noviembre de 2017.

Cuerpo: Dimensiones de 143,6 x 70,9 x 7,7 milímetros, 174 gramos de peso. Cuenta con una nano SIM.

Pantalla: Súper Amoled, de 5,8 pulgadas.

Resolución: 1 125 x 2 436 píxeles, densidad de 458 ppi.

Plataforma: iOS 11.

CPU: Apple A11 Bionic.

GPU: Apple GPU, de fabricación propia.

Memoria interna: 64 GB/256 GB.

RAM: Tres GB.

Cámara principal: 12 MP

Secundaria: Siete MP. Capaz de grabar video a resolución 4K con alto rango dinámico (HDR).

Comunicación WLAN: Wifi 802.11 a/b/g/n/ac, doble banda, wifi directo y hotspot.

Bluetooth: 5.0, A2DP, LE.

Otras características: Consta de tecnología GPS. Carece de radio. Tiene un conector USB 3.0, reversible. Su batería es de 2 716 mAh. Apple afirma que serán 60 horas de conversación en redes 3G.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.