Ciencia, tradición, sentido común...

Un embarazo saludable augura un bebé sano. Con ese fin, los métodos científicos y las tradiciones familiares deben complementarse Pregunte sin pena Sabías que ...

Autor:

Juventud Rebelde

El embarazo ha de asumirse como un proceso natural. CAMAGÜEY.— Un bebé enfermo es una odisea familiar. Mamá, papá, los abuelos y hasta las mascotas de la casa se mantienen en vela mientras la criatura no vuelve a la normalidad. Alrededor del suceso se aglutinan también vecinos, amistades, conocidos. Todos creen tener la fórmula perfecta para contrarrestar el malestar infantil.

Es un desvelo que comienza desde que la pareja decide concebir y comparte la noticia en el hogar. Después el embarazo, el nacimiento, la etapa preescolar... Mucha gente permanece a la expectativa —a veces de forma inconsciente, por tradición— tratando de dar el consejo más acertado ante cada circunstancia dudosa.

Por qué llora, cómo amamantarlo, cómo preparar sus alimentos, qué hacer con la fiebre, son algunas de esas interrogantes para las que siempre aparecen generosas respuestas bajo la manga o el delantal de la gente mayor, pero también en libros publicados al efecto, como Embarazo sano, bebé saludable, de la editorial camagüeyana Ácana, una propuesta de acercamiento al universo de la maternidad y la paternidad antes, durante y después del parto.

Muchas sugerencias avaladas con gran profesionalidad en este oportuno libro son bien conocidas a través del imaginario popular, deudor de esos miles de consejos que van desde cómo saber el sexo del feto, hasta cómo lavar mejor su ropa.

De ahí que el Doctor Manuel Roberto Oliva Palomino, especialista de II Grado en Pediatría, y Teresita Isabel Cabrera Martínez, licenciada en Rehabilitación Social y Ocupacional, no se propongan violentar el modo tradicional de asumir la crianza en nuestros hogares, sino que ayuden con nuevas sugerencias prácticas para enfrentar problemas cotidianos.

Embarazo sano... ha sido creado como un libro en metamorfosis, no solo porque asume gestación, parto, nacimiento y desarrollo como un proceso continuo, sino además porque fue escrito como herramienta útil para enfrentar positivamente cada una de esas etapas desde la cotidianidad del hogar y el barrio.

También tiene el mérito de no ser un mensaje solo para mujeres, sino que abraza la idea de lo influyente de la paternidad en el desarrollo correcto de cada criatura y la seguridad que ofrece ese apoyo a las futuras madres.

Bebé a la cubana

Por tradición, cada familia tiene sus recetas para hacer crecer a su prole conforme a hábitos que les dicta la experiencia, pero por mucho que se esfuerce y hasta lo crea así, no siempre está preparada para la llegada de un bebé.

«En no pocos hogares hay aún falsas o escasas creencias que impiden asumir el embarazo como un proceso natural y por tanto atentan contra la calidad de este fenómeno», destaca Teresita Cabrera. Por eso el libro no se conforma con esas premisas enraizadas en el seno familiar durante generaciones, sino que propone una apertura a consejos ajenos, siempre y cuando estén inteligentemente expresados y lleven implícito el interés sincero y correcto de procurar más bienestar a cada criatura que nace.

Y es que, sin negar el derecho de abuelas y abuelos a aconsejar de buena fe a los «recién paridos», es muy cierto que algunos se escudan en esas prerrogativas para criticar deliberadamente la crianza moderna, creando confusiones y hasta resentimiento en las mentes juveniles.

«Aún quedan familias donde el embarazo se asume como una enfermedad y no como un proceso natural que requiere de cuidados, o se reniega de la lactancia materna como principal vía de comunicación maternofilial además de excelente alimentación», afirma el doctor Oliva.

De igual modo es frecuente la sobreprotección innecesaria y los errores en la nutrición durante los primeros años de vida, lo cual demuestra que, sin menospreciar el papel de la familia, se necesitan nuevos mecanismos, como este libro, para orientar a la pareja».

Otro propósito de los autores agramontinos es develar tabúes que persisten alrededor del embarazo y el parto que atentan contra el feliz término de ambos: «procuramos interpretar desde un punto de vista científico todo lo que gira alrededor de la maternidad, sin necesidad de acudir a ostentosas fórmulas económicas», explicó Oliva.

La mujer debe aprender a cuidar de sí misma en el hogar, conocer las molestias asociadas al embarazo y las formas de evitarlas, además de los falsos conceptos acerca de la nutrición en esa etapa, insisten los expertos.

También ofrecen útiles consejos para lograr una lactancia materna exitosa, el cuidado e higiene de los senos y pezones de la mujer puérpara, los necesarios baños de sol de esta zona y el uso correcto de los ajustadores para evitar los dolores que genera el aumento de volumen de las mamas en este período.

Los investigadores Oliva Palomino y Teresita Cabrera hacen también un llamado a la práctica de determinados ejercicios tres veces a la semana durante todo el embarazo. Para ello sugieren consultar previamente al médico de cabecera y recomiendan especialmente los paseos a pie y la natación.

Pregunte sin pena

S.I.: Tengo un amigo que ha estado en mi vida por más de siete años, desde octavo grado. Cuando cursaba noveno me declaró sus sentimientos. Me sentí tan confundida que mi inmadurez me hizo rechazarlo, a pesar de que era correspondido. Después nos distanciamos. Hace poco nos unimos nuevamente. Él acababa de ser engañado por su pasada relación. A pesar del tiempo comprobé que mis sentimientos no han cambiado. No sé qué hacer. Tengo miedo de ser rechazada al comunicárselo. Aconséjeme... Tengo 19 años y él 24.

El nuevo acercamiento ocurre después de su decepción amorosa. ¿Qué espera de ti? ¿Qué lo llevó a retornar ahora? En lo que respecta a ti, ¿qué pasa cuando estás frente a este hombre que no deja de confundirte? ¿Qué representa para ti? Estas cuestiones pueden conformar temas de conversación entre ustedes.

Ya perdiste la posibilidad de amarlo una vez. No pudiste reconocer tus sentimientos, ni tu confusión ante él. Preferiste rechazarlo y así evitar toda contradicción. Por su parte, él eligió distanciarse sin indagar más.

Ahora tienen una segunda oportunidad, pero siempre existen temores e incertidumbres. No podrás saber de antemano su reacción.

Ante las dudas solo queda elegir una postura: dejas pasar la oportunidad sin saber su respuesta o te enfrentas a él con tus temores hasta tener clara su posición.

La palabra no es la única forma de comunicación humana. A ella la acompañan los gestos, las miradas, la postura del cuerpo, las acciones, los tonos de la voz e incluso los silencios. Todo esto puede aportarte información sobre su interés hacia ti.

Por alguna razón ocurre este reencuentro. La otra vez se distanciaron ante los primeros obstáculos. Ahora tienen la oportunidad de enfrentarse a sus pasiones y temores. Es hora de conversar hasta convencerse y actuar hasta saciarse. Con cordura, con la enseñanza de la experiencia anterior. Los dados están sobre la mesa. Decidan la próxima jugada.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica, consejera en ITS y VIH/sida, psicoanalista

Sabías que ...

Un nuevo estilo de venta de condones se ha puesto de moda en la capital desde finales del 2008: los dispensadores automáticos, ubicados hasta el momento en 11 puntos estratégicos de los municipios de Plaza de la Revolución y Centro Habana.

Según explicó a Sexo Sentido el doctor Luis Enrique Bueno, coordinador de la Línea de Condones del Centro Nacional de Prevención de ITS/VIH/sida, estos dispositivos forman parte de un plan piloto para estudiar la efectividad de este sistema de mercadeo en las condiciones de nuestro país y, de acuerdo con sus resultados, extender la experiencia a otras provincias en un futuro próximo.

Las marcas de condones disponibles son las mismas que se comercializan a 15 centavos en farmacias, cafeterías, discotecas, residencias universitarias u otros puntos, solo que en el dispensador es necesario depositar una moneda de 20 centavos por cajita (traen tres condones) y seguir a pie juntillas varias instrucciones escritas en la cara frontal del dispensador.

Hasta el momento los dispensadores están ubicados en las cafeterías de Águila y Monte, Reina y Estrella, y el Cabaret Nacional, en Centro Habana; G-Café, La Pelota, Malecón y 25, Centro Vasco, la Universidad de la Habana y Tikoa, en el Vedado, y también en las terminales de ASTRO y La Coubre.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.