Amor de verano

El cambio de pareja marca a las sociedades contemporáneas, que olvidaron el culto al matrimonio en los tiempos de nuestros abuelos

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Entre las primeras en escribir estuvo Dayana, una joven del Pedagógico de Villa Clara, que cuenta así su historia de amor: «Todo empezó en el mes de junio, en la escuela de Economía, donde unas compañeras de trabajo iban a discutir su tesis. Las acompañé para ayudarlas con la presentación mediante PowerPoint, sin imaginar que ese día cambiaría mi vida.

«Todo el grupo defendió y salieron a celebrar sus notas excelentes. Él me había visto, pero yo no había reparado en él. No fue hasta mitad de la fiesta que, por cosas del destino, nos tocó bailar juntos en el grupo. Luego seguimos conversando, intercambiamos números y nombres y todo fue tomando lugar. Recuerdo que después de un tiempo alguien me preguntó por aquella relación y le dije: “Será el padre de mis hijos”.

«Aquel verano lo pasamos juntos: fuimos a los carnavales, departimos con familiares y amigos, y hasta fuimos al campismo, aunque yo no estaba muy segura de si la pasaría bien; pero me equivoqué, porque tuvimos una química impresionante.

«Ahora celebramos un año de aquel encuentro y les confieso que cada etapa por la que pasamos en nuestra relación ha sido mejor, cada sentimiento más puro, y el cariño y el respeto siguen intactos, como el primer día. Aún no tengo hijos, pero estoy segura de que serán con él, porque ya en este verano estamos trabajando para vivir juntos, disfrutar los que vienen y formar nuestra familia».

Comparte esta noticia

Temas

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.