Pregunte sin pena

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

M.A.: Quedé prendada de un muchacho casado. Vivimos lejos uno del otro. Iniciamos una relación. Me han dicho que si sigue con su esposa es porque la ama y conmigo solo quiere jugar y divertirse. Cuando le conté a él noté su sobresalto, pero nada respondió. ¿Crees que la distancia y el tiempo son obstáculos? ¿Existen parámetros para medir y establecer la existencia del amor? El Día de los Enamorados no me contactó. No sé si es valedero que me sienta defraudada por ello y por otras cosas más que para mí son importantes y a él ni le interesan. Las pocas veces que lo vi se concretó a querer sexo conmigo y se ponía bravo si yo me negaba.

Tu problema no radica en saber qué sucede sino en el dolor que te causa aceptarlo y tomar la decisión correspondiente. Lo significativo es su desinterés por lo importante para ti. Aún no son una pareja establecida y solo quiere sexo. Le es indiferente recordarte que te tiene en cuenta el día del amor. Se sobresalta cuando le cuestionas sus intenciones pero no hace nada por corregirte.

En una pareja se establecen pautas de comportamiento a partir de lo que cada cual espera. Tú le has comunicado los detalles significativos para ti y él elige omitirlos, desatenderlos, desentenderlos incluso, poniéndose bravo. Tu duda no se debe al obstáculo del tiempo ni a la incertidumbre sobre los parámetros medidores del sentimiento amoroso. Tampoco son los criterios de los demás los que te inquietan. En verdad te cuestionas la relación porque él no te da otra opción. Su conducta apunta a que su interés no trasciende lo carnal y a que solo tú aspiras a una relación de pareja.

Mariela Rodríguez Méndez, Máster en Psicología clínica, consejera en ITS y VIH/sida y psicoanalista

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.