Sesenta y treinta

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

G.R.: Rondo los 60 y desde el 2005 mantengo relaciones casi oficiales con una joven maravillosa de 31 años. Estuvimos distanciados por espacio de ocho meses y ella se unió a un joven de su edad. Se separó de él y volvió conmigo explicándome que así era más consecuente con su forma de entender el amor. Nos llevamos de maravilla en todos los aspectos. Estoy fuerte y la complazco en lo que puedo, pero me golpea mi edad. A veces pienso que puede ser un interés de su parte, aunque no tengo queja. Yo estoy casado hace 20 años y tengo mis hijos. A pesar de que lo mío con ella es extramatrimonial, manifiesta su satisfacción y comprensión hacia mí. Soy responsable de su casa en todo porque me es posible. ¿Qué me pudiera aconsejar con toda franqueza

A la pregunta «¿Qué quiere de mí?», cada cual responde según las huellas que han quedado grabadas en su subjetividad en términos de lo que le satisface y de las nominaciones con las que se ha identificado en la relación con los otros. Esta respuesta es sencilla, profunda y, aunque inconclusa, tranquiliza la mayor parte de las veces.

Por otra parte, hombres y mujeres por lo general responden diferente. Ellos tienden a creer que los quieren por lo que tienen (falo erguido, estatus, dinero y posesiones). Ellas, por lo que son (lindas, sensuales, deseables, inteligentes, buenas, etc.).

El problema es que usted siente que perderá al menos parte de lo que tiene y por consecuencia también a esta mujer, objeto de su deseo. Difícil será definir qué hará ella, qué la colma o qué ama en usted, aunque sí sabemos que algo la lleva una y otra vez a su lado.

Tendrá que actuar como hasta ahora: a su cuenta y riesgo en función de su sentir, sin las garantías que tal vez sí perciba en su matrimonio de toda una vida.

Mariela Rodríguez Méndez. Máster en Psicología Clínica y psicoanalista

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.