Juventud Rebelde - Diario de la Juventud Cubana

Reprogramación de deuda argentina con el FMI parece cerca

Según Martín Guzmán, el PBI argentino crecerá este año en un entorno del diez por ciento, y el empleo sumará 422 000 nuevos puestos

Autor:

Juventud Rebelde

BUENOS AIRES, diciembre 29.— El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, aseguró que su país está listo para adoptar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) «lo más rápidamente posible», en alusión a una reprogramación razonable de los plazos de pago de la deuda externa.

La aseveración forma parte de una entrevista concedida por el titular al diario El País que reseñó el local Página 12, y durante la cual Guzmán informó que en este momento se está trabajando para que los accionistas del FMI comprendan el funcionamiento de la economía argentina y lo que constituiría un programa que permita darle continuidad a la recuperación qu e muestra la economía nacional.

Según Martín Guzmán, el PBI argentino crecerá este año en un entorno del diez por ciento, y el empleo sumará 422 000 nuevos puestos de trabajo en el sector privado.

El Ministro puntualizó que esa recuperación es posible porque «hubo una administración de la pandemia que permitió mantener vivas las capacidades. No hubo destrucción masiva de puestos de trabajo y de empresas», destacó.

En cuanto a los accionistas reticentes, el Ministro dijo que la tranquilidad de ellos será el esquema de política cambiaria, fiscal y monetaria que ha definido Buenos Aires, así como un rol para el Estado, «redefiniendo cómo invierte sus recursos para generar ventajas comparativas sobre la base de producción que agrega valor. Y que el Estado-nación se fortalezca sobre la base de una moneda más robusta», explicó.

Pagar la deuda que dejó el multimillonario empréstito concedido por el Fondo al Gobierno de Mauricio Macri ha sido un compromiso del ejecutivo que lidera Alberto Fernández desde antes de su elección; pero el mandatario también ha asegurado que los débitos no se pagarían sobre las espaldas de la ciudadanía, que ya padecía el costo social de la política económica del mandato anterior, incluso antes de que el Frente de Todos volviera al poder.

Gobernar durante este año ha resultado un ejercicio difícil bajo la presión de los vencimientos de pago que, de no abonarse, significaría la declaración de default para Argentina, lo que impediría al país acceder a nuevos créditos, entre otros condicionamientos de las finanzas internacionales.

El empréstito concedido a Macri, negociado por 54 000 millones de dólares de los cuales se entregaron 45 000, fue examinado hace una semana por el FMI, organismo que se autocriticó por dicha transacción en un informe.

Según Página 12, el organismo admitió que Cambiemos (la alianza que lidera Macri) debería haber impuesto controles de capitales para evitar la fuga de los 45 000 millones y haber restructurado la deuda.

También reconoció que el diagnóstico de imponer ajustes para bajar la inflación —en virtud de lo cual se recortaron los gastos sociales, entre otras medidas lesivas a la ciudadanía— no funcionó.

Guzmán señaló que «hubo una autocrítica» y que «el informe reconoce que hay pilares en los que se basó (el préstamo) que estuvieron mal formulados».

Por su parte, el presidente Alberto Fernández calificó el informe como «lapidario».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.