Observamos al Sol

La isla forma parte de una red mundial que registra la actividad del Astro Rey y permitiría a operadores de satélites, astronautas, controladores oficiales de aerolíneas ser alertados con horas de antelación sobre cualquier perturbación proveniente del Sol

Autor:

Yailin Orta Rivera

Cuba forma parte de una red mundial que observa y registra diferentes parámetros de la actividad solar, la cual permitiría a operadores de satélites, astronautas, controladores oficiales de aerolíneas y a los que administran las grandes redes, ser alertados con horas de antelación sobre cualquier perturbación proveniente del Sol.

El doctor Adolfo Méndez Berhondo, investigador titular del Departamento de Astronomía del Instituto de Geofísica y Astronomía, está entre quienes invitan a tener cautela ante noticias alarmistas que circulan en estos días relacionadas con un gran aumento de los niveles de las tormentas solares severas para 2012, que causarían desastres de gran magnitud.

Por el momento, argumentó, el Astro Rey está atravesando por un periodo mínimo de actividad, en el cual prácticamente no se han registrado tormentas y la presencia de manchas solares ha sido muy baja. Añadió que «el Sol está presentando un patrón que no es el que normalmente se espera, por lo cual se presume que aumente de un momento a otro sus niveles de actividad».

El especialista precisó que las latitudes altas del planeta son las más susceptibles a sufrir los efectos más inmediatos en caso de ocurrir una tormenta solar severa que venga en dirección geoefectiva (hacia la Tierra).

Al decir del experto cubano, las mayores afectaciones ocurrirían en los sistemas de distribución energética y de comunicaciones, y puso por ejemplo el apagón de 1989, cuando corrientes inducidas al suelo por una tormenta magnética causaron un colapso en una planta completa de una de las centrales eléctricas de la empresa Hydro-Quebec, en Canadá.

Las tormentas solares, según palabras del doctor Méndez Berhondo, son una liberación súbita de energía, tanto de partículas altamente aceleradas como de material de la corona solar, y que son expulsadas hacia el medio interplanetario.

El doctor alertó que el Sol se formó hace aproximadamente cinco mil millones de años, y que está actualmente en la mitad de su vida como el tipo de estrella que es, por lo que debe evitarse la mirada catastrofista a la hora de abordar el tema.

El Departamento de Astronomía de Cuba tiene más de 30 años de observaciones ininterrumpidas de la actividad solar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.