El enano, un cactus en peligro crítico de extinción

Las poblaciones de estas pequeñísimas plantas disminuyen anualmente, sobre todo por la acción depredadora de algunas personas, incendios, movimientos de tierra, vertimiento de residuos, plantación de árboles, ataques de insectos y caracoles terrestres

Autor:

Juventud Rebelde

El cactus enano, especie endémica de la flora de la oriental provincia de Holguín y considerado internacionalmente como una rareza vegetal, está en peligro crítico de extinción, explica la AIN.

Apenas se localizan colonias en las zonas de Matamoros y Loma del Fraile, en el municipio de Holguín, informó el máster Ernesto Mastrapa, especialista de la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Precisó que esta cactácea que requiere de abundante sol y suelo con buen drenaje, aún habita también en el cerro Galano, La Cejita y cima del cerro Colorado, en el municipio de Rafael Freyre.

Añadió que las poblaciones de estas pequeñísimas plantas disminuyen anualmente, sobre todo por la acción depredadora de algunas personas, incendios, movimientos de tierra, vertimiento de residuos, plantación de árboles, ataques de insectos y caracoles terrestres.

Para proteger a este cactus, la comunidad científica, sus investigadores y técnicos, en cooperación con la delegación del Ministerio de la Agricultura, realizan acciones conservacionistas de relieve, como la creación de la finca forestal Matamoros, propuesta como Reserva Florística Manejada del sistema provincial de Áreas Protegidas.

En ese nicho de alrededor de 11 mil 500 metros cuadrados, habitan, además, unas 80 especies de plantas endémicas, señaló Mastrapa.

A esas tareas se añade un programa de educación ambiental liderado por el Jardín Botánico de la ciudad de Holguín, dirigido a integrar a la comunidad en su conjunto a este esfuerzo protector, dijo.

Recordó que, descubierto para la ciencia en 1909 y nombrado actualmente Escobaria cubensis, este cactus no rebasa los 2,65 centímetros de alto y los 4,75 de diámetro máximo.

Habita entre las piedras de matorrales espinosos en suelos serpentinitos, donde forma poblaciones dispuestas a manera de parches de mediano tamaño, precisó Norelis Peña, responsable de Áreas Protegidas del CITMA.

También señaló que tienen raíz carnosa, florecen anualmente entre noviembre y abril y producen frutos de color rojizo que albergan hasta 35 semillas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.