Cuba está en el cielo

Dos astronautas —e internautas— retratan a la Mayor de las Antillas desde la Estación Espacial Internacional. Primero fue el japonés Soichi Noguchi quien se asomó a La Habana. Ahora es el italiano Paolo Nespoli el que aportó una de las imágenes más bellas de la Isla por su encuadre, composición, y el momento en que se realizó

Autor:

René Tamayo León

El japonés Soichi Noguchi fue uno de los primeros astronautas-internautas. Ahora se le sumó el italiano Paulo Nespoli. En realidad, es algo que ya se vuelve costumbre. Casi todos los exploradores espaciales están abriendo desde el cosmos —cuando están allí— cuentas en las redes sociales.

Están en Twitter y Facebook, Flickr y YouTube. Y más.

Noguchi y Nespoli, empero, se han destacado por las hermosas fotografías tomadas desde la Estación Espacial Internacional (EEI) que han colocado en la red, incluyendo imágenes de Cuba.

Son considerados como dos de los más famosos «astronautas 2.0» (la Internet 2.0, reino de las redes sociales) del planeta.

El japonés trabajó en la EEI entre diciembre de 2009 y el verano de 2010. Uno de sus hitos fotográficos fueron las pirámides egipcias. «Sí, las pirámides se pueden ver desde el espacio», escribió en su cuenta en Twitter, lo que disparó la atención sobre el trabajo de astro_soichi —su identidad en Twitter— mientras laboraba en el espacio.

Durante su estancia cósmica, Noguchi colocó más de 250 fotografías. Incluso, abrió su propio canal en YouTube para deleitar a los navegantes de Internet con extraordinarios videos.

El lente del «narra» recorrió lugares emblemáticos de la Tierra. Y por supuesto, también se asomó a La Habana. Para aquí buscó un encuadre de la Bahía y el Centro Histórico. Es una imagen ya transitada por los autómatas satelitales, mas esta tiene el valor de haber sido tomada por un hombre que quiso dejar su propia visión de la capital cubana.

Astronautas cuando tripulan ingenios estadounidenses, cosmonautas cuando navegan colosos rusos —antiguamente soviéticos—, taikonautas cuando salen desde China: lo cierto es que casi todos los niños y creo que también muchas niñas, han soñado con ser eso. Pero muy pocos tienen la posibilidad.

Gente entrenada en las más duras condiciones físicas y mentales, los exploradores o navegantes espaciales son una mezcla de hombres y mujeres con condiciones físicas excepcionales, pilotos brillantes o técnicos avezados, científicos arduamente educados para la misión que van a cumplir.

Pero también pueden ser relevantes artistas. Así lo reafirmó en estas últimas semanas el astronauta italiano Paolo Nespoli.

Astro Nespoli

El «bambino» tiene imágenes preciosas. Pero a mí, y de seguro para todos los cubanos que han podido ver sus fotos en la red —estén donde estén—, la mejor es la que tomó al Caimán.

Se le ve verde, entre azules. Quieto, sin tiritar. La verdad es que está linda. Los colegas del sitio digital Cubadebate hasta se inspiraron y se sumergieron en la lírica herediana.

Aquí también reproducimos el poema que escogieron. No merecía la pena buscar otro. Y además de que la idea fue de ellos, recoge el espíritu o al menos el sentimiento que esta foto provoca en cualquier cubano.

La identidad de Nespoli en Twitter y Flickr es «astro_paolo». Él está actualmente en la EEI como parte de una misión de la Agencia Espacial Europea, donde decidió seguir los pasos de «astro_soichi» de emplear las redes sociales como una herramienta de divulgación popular y también como ventana para sus creaciones artísticas.

En realidad la fotografía es una de las tareas que se les encomienda a los navegantes espaciales. Es parte del trabajo de investigación y exploración. Se les entrena con ahínco en el lenguaje de la fotografía científica y a manejar esos instrumentos en condiciones especiales como la ingravidez.

Muchas de esas cámaras son únicas, fabricadas para captar fenómenos naturales para los que una lente normal estaría incapacitada; y deben manipularse de forma tal que sigan los parámetros técnicos que los científicos exigen.

No obstante, más allá de las tareas, y cuando estas lo permitan, la fotografía puede ser un pasatiempo para los astronautas. O un desafío artístico.

La fotografía de arte es un oficio único. Uno de sus retos es encontrar el mejor encuadre y la composición perfecta —entre otros requerimientos— para ofrecer la imagen excepcional que todos buscan para su realización y dejar boquiabiertos a los demás.

El «narra» y el «bambino» demostraron que están listos para el desafío. Han sido capaces de tomar imágenes exclusivas. Desde paisajes naturales y humanos del planeta a instantáneas esplendorosas del universo, pues además de las de la Tierra, ambos hicieron fotos espectaculares del sistema solar, la luna y otros astros.

 

Terminología de los navegantes espaciales

Cosmonauta: Individuo entrenado en la Unión Soviética, y actualmente en Rusia, para el trabajo en el espacio.

Astronauta: Persona entrenada en Estados Unidos de América que viaja en ingenios de ese país u otros.

Taikonautas: Tripulantes de naves espaciales chinas o entrenados allí.

 

Calma en el mar*


José María Heredia


El cielo está puro,

La noche tranquila,

Y plácida reina

La calma en el mar.

En su campo inmenso

El aire dormido

La flámula inmóvil

No puede agitar.

Ninguna brisa

Llena las velas,

Ni alza las ondas

Viento vivaz.

En el oriente

Débil meteoro

Brilla y disípase

Leve, fugaz.


Su ebúrneo semblante

Nos muestra la Luna,

Y en torno la ciñe

Corona de luz.

El brillo sereno

Argenta las nubes,

Quitando a la noche

Su pardo capuz.


Y las estrellas,

Cual puntos de oro,

En todo el cielo

Vense brillar.

Como un espejo

Terso, bruñido,

Las luces trémulas

Refleja el mar.


La calma profunda

De aire, mar y cielo,

Al ánimo inspira

Dulce meditar.

Angustias y afanes

De la triste vida,

Mi llagado pecho

Quiere descansar.


Astros eternos,

Lámparas dignas,

Que ornáis el templo

Del Hacedor;

Sedme la imagen

De su grandeza,

Que lleve al ánimo

Santo pavor.


¡Oh piloto! la nave prepara:

A seguir tu derrota dispónte,

Que en el puro lejano horizonte

Se levanta la brisa del sur;

Y la zona que oscura lo ciñe,

Cual la luz presurosa se tiende,

Y del mar, cuyo espejo se hiende,

Muy más bello parece el azul.

*Tomado de www.cubadebate.cu

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.