Bajo voltaje, alto desentendimiento

Desde la localidad de Máximo Gómez, en el municipio matancero de Perico, el pasado 12 de febrero Noel Fernández Navarro denunciaba aquí lo que sufría su hija Anaelys Fernández con el bajo voltaje eléctrico en la vivienda de ella, sita también en el mismo Máximo Gómez.

Refería que en junio de 2015 reportó esa irregularidad, que ya llevaba casi cuatro meses, en la Organización Básica Eléctrica (OBE) de Perico. Le planteó al jefe de Operaciones de la OBE, conocido por Piedra, que el bajo voltaje era casi todo el día; y en la noche tenían que apagar todas las luces y usar una lámpara recargable para alumbrarse. Sin poder cocinar ni encender el televisor.

Y Piedra le dijo que en agosto de ese año iría una brigada de apoyo de otra provincia a solucionar los problemas del poblado. La brigada fue en ese mes y comenzó a trabajar. Pero cuando le faltaban dos o tres cuadras para llegar a la casa reportada, lo recogió todo y se fue.

En septiembre de 2015, Noel fue a ver a Piedra, quien le explicó que había que formular la queja en Jovellanos, porque Perico se subordina eléctricamente a aquel municipio. Noel reclamó telefónicamente al jefe de Operaciones de Jovellanos, quien le aseguró que iría al lugar para valorar el asunto. Nunca lo hizo...

En diciembre de 2015, ante la insistencia de Noel, le dijo que había que hacer una inversión para mejorar la línea. Que le diera un chance hasta febrero de 2016. Y para entonces, Noel llamó: había un nuevo jefe de Operaciones, que ignoraba el caso. Había que hacer una valoración del mismo.

En abril de 2016, al no ver acción alguna de la OBE de Jovellanos, Noel fue a la oficina de Atención al Cliente de la Empresa Eléctrica provincial. Allí le dijeron que tenían un plazo de 45 días para solucionar el problema o darle respuesta. En los 48 días, sin solución ni respuesta, Noel llamó a esa oficina, y le plantearon que en una semana el jefe de Operaciones de Jovellanos iría por allá.

A la semana fue el jefe de Operaciones de Perico con la secretaria del de Jovellanos. Y concluyeron que había que situar un poste y varios metros de cable. Se comprometieron a hacerlo en el último trimestre de 2016.

El 27 de diciembre de 2016, y sin solución, Noel fue a la OBE de Perico: le dijeron que esperara al jefe de Operaciones de Jovellanos, que estaba al llegar. Y al rato apareció. Conversó con Piedra sin bajarse de la camioneta y se fue sin darle respuesta a Noel. Piedra, con pena, le dijo al cliente que la solución se postergaba para el último trimestre de 2017, lo que le fue ratificado por la OBE de Jovellanos.

«Basta ya de cuentos; exijo una solución a la situación agobiante de mi hija».

El pasado 7 de marzo llegó la respuesta de Boris Meneses Acosta, director general de la Empresa Eléctrica Matanzas, quien señalaba que «con fecha 28 de febrero de 2017, de conjunto con la directora de la UEB OBET Jovellanos y los técnicos del área especializada, nos personamos en la vivienda del reclamante para explicarle que la solución del caso requiere una división del circuito existente en la zona y cambio de calibre, que implica colocar nuevos postes así como conductores de mayor calibre y transformador».

Agregaba Meneses que se le había informado a Noel del «análisis crítico» con los funcionarios y directivos de la Empresa que de una forma u otra tuvieron que ver con la atención del caso, y se le ofrecieron disculpas por «las innumerables molestias ocasionadas»; asimismo se le comunicó que todo el trabajo se ejecutaría antes del pasado 10 de marzo.

Lo lamentable es que después de tantas desatenciones, dilaciones y promesas incumplidas desde que los clientes reportaron el bajo voltaje en junio de 2015, luego de publicarse aquí la denuncia, ya la Empresa Eléctrica Matanzas aseguraba que el trabajo se haría el 10 de marzo. Ojalá lo hayan cumplido y concluido...

Y, por cierto, por muchas disculpas que se ofrezcan, ningún análisis crítico con los responsables, del cual ni se conocen las medidas adoptadas ante tanta desatención, compensará a Noel y a su hija por la angustia, el sufrimiento y la impotencia vividos durante tanto tiempo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.