Guillermo Cabrera Álvarez

La tecla del duende

Barro seco

Hoy, cuando anochezca, estaremos en una Universidad de Cabezas Inteligentes, para realizar la primera Tertulia de Ocurrentes constituida en una sede de la enseñanza superior. El tema será libre y todos podrán cargar con sus sueños para repartirlos y compartirlos.

Tendremos una hora cómplice: nueve de la noche.

Déjala Secar

Mariana estaba feliz por haber ganado de regalo un juego de té de color azul. Julia, su amiga, llegó temprano para invitarla a jugar. Mariana no podía pues saldría con su madre, y dejó en manos de su amiga su nuevo juego con la recomendación de cuidarlo mucho.

Al volver del paseo, la pequeña quedó pasmada: su juego de té tirado al suelo, faltaban algunas tazas, la bandeja rota. Molesta y llorosa se desahogó con su madre.

—¿Ves lo que hizo Julia? Ella lo descuidó todo.

Descontrolada, quería ir a la casa de Julia, pero su madre le dijo: «Hijita, ¿te acuerdas el día en que un coche salpicó de lodo tu vestido nuevo? Querías lavarlo inmediatamente, pero tu abuelita no te dejó. ¿Recuerdas lo que dijo?»

—Sí, que debía dejar que el barro se secara, y sería más fácil de quitar.

—Así es hijita, con la ira pasa igual, déjala secar.

Mariana no entendía bien, pero decidió seguir el consejo de su madre. Un rato después sonó el timbre de la puerta.

Era Julia, con una caja en las manos y sin preámbulo:

—Mariana, ¿recuerdas al niño de la otra calle, el que a menudo nos molesta? Vino para jugar conmigo y no lo dejé porque no cuidaría tu juego de té. Él se enojó y destruyó el regalo que me habías prestado. Cuando le conté a mi madre ella me llevó a comprar otro igualito, para ti. Espero que no estés enojada. No fue mi culpa.

—Mi ira ya se secó, Julia, no hay problemas.

Y dándole un fuerte abrazo, la llevó a su cuarto para contarle la historia del vestido nuevo que se había ensuciado de lodo.

Moraleja: Nunca reacciones con ira. Déjala secar.

Graffiti

Mileidis: Soy aquel que te dijo te amo en dos palabras. Yosmel

Mi Rey: No pienses que la vida se acaba; tu vida soy yo. Yane

Yunito: En el jardín de mi corazón, las flores nacen por lo buen jardinero que eres, no las dejes en la distancia. Yaima

Mi niña: En mis ojos, encontrarás lo que te pertenece, las huellas de tu emoción y sabrás en cada mirada lo que siento. Roli

Diane SMP: No eres de mi jardín la flor más bella, porque no tengo jardín. Te tengo a ti como mi única flor. Rei

Zori: Sea cual sea tu decisión, te apoyaré, solo con verte feliz lo seré yo. Piensa con el corazón. Annia

Cosita: Es amor lo que siento, solo es eso. Ariel

Regalo de jueves

Quien no se resuelve a cultivar el hábito de pensar, se pierde el mayor placer de la vida.

Thomas Alva Edison

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.