Problemas de conviviencia

Autor:

M.P: En mi casa vivimos seis personas: mis padres, mi hermano con su esposa y yo con mi esposo. En ocasiones me cae mal mi cuñada, porque es demasiado atenta. Me parece que ella lo hace para ganarse aún más nuestro cariño (el de mis padres y el mío) o por otro interés. Cuando algo de ella me molesta tiendo a cogerla con todos en la casa, me enojo conmigo misma, creo que soy demasiado dura y entonces empiezo a llorar. Las relaciones de mi hermano con mi esposo tampoco son cordiales y no sé cómo sobrellevar esa situación. Desconozco si tengo celos, depresión, estrés o algo más. Por favor, ayúdeme.

Lo cierto es que tu cuñada despierta en ti una animadversión cuya causa desconoces. Es atinado consultar a un psicólogo personalmente, porque este espacio será insuficiente.

Llama la atención que tanto tú como tu hermano tengan dificultad para aceptar a sus respectivos cuñados. Quizá la clave del problema se encuentre en la relación histórica entre ustedes, más que en los recién llegados.

Dices que tu atenta cuñada tiene la intención de ganar cariño u otra cosa. ¿Cuál sería la razón de tu malestar en ese caso? ¿Temes quedar en una situación de competencia o desventaja?

La idea de que ella es atenta de un modo malintencionado intenta explicar tu malestar. No es buscar en ella la culpabilidad, sino determinar qué parte de ti se despierta ante su actuar. Posiblemente tu hermano tenga que hacer algo similar. Puedes mediar entre él y tu esposo, pero solo ellos podrán definir cómo se relacionarán.

La inclusión de nuevos miembros en el núcleo familiar, provoca una crisis en tanto se activan antiguos sentimientos que no han sido totalmente elaborados e introducen cambios ante los cuales debemos desplegar recursos de todo tipo (psicológicos, económicos, relacionales).

No existen recetas para establecer buenas relaciones con cuñados (as). Reconocer tus dificultades y pedir ayuda es un buen comienzo. Ahora es cuestión de continuar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.