Puntualiza Presidente del Poder Popular carácter democrático del sistema cubano

Afirmó Ricardo Alarcón que el desembarco del Granma posibilitó materializar la estructura cubana de gobierno colectivo

Autor:

Juventud Rebelde

LA HABANA.- Sin el desembarco del Granma hubiera sido imposible materializar el Poder Popular en Cuba, afirmó hoy el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón.

Alarcón subrayó que el 30 aniversario de las instancias que permiten la participación directa del pueblo en las decisiones gubernamentales coincide con las celebraciones por los 50 años de la llegada de la histórica embarcación comandada por Fidel Castro.

En conversación con varios periodistas, en la cual estuvo Prensa Latina, exaltó la trascendencia de la fecha aún más por el hecho de que los cubanos y personalidades de todo el mundo se preparan para saludar el cumpleaños 80 del líder de la Revolución.

Alarcón se refirió a la profundidad de los avances en la estructura y funcionamiento del Poder Popular desde que, en 1976, se hicieron las primeras postulaciones y elecciones de delegados en la base por la propia población y se constituyera la Asamblea Nacional.

Mas de 100 mil personas realizaron desde entonces un trabajo que conlleva muchos sacrificios sin pedir a cambio nada, excepto el reconocimiento social, dijo al referirse a la labor de esos delegados y de las asambleas municipales, provinciales y nacional.

En el intercambio, puntualizó el carácter democrático del sistema a diferencia del predominio de partidos políticos y corporaciones económicas que imponen, en otros países, funcionarios y decisiones para salvaguardar sus intereses particulares.

Nuestro sistema nada tiene que ver con la ficción democrática de la burguesía porque, en Cuba, se trata del pueblo ejerciendo el poder, incluso bajo el asedio económico y el terrorismo auspiciado por Estados Unidos, en un contexto único en la Historia, planteó.

El dirigente parlamentario recordó que lograr la eficiencia administrativa y productiva siempre es un reto pero ninguna otra nación debió hacerlo sufriendo paralelamente una agresión directa y permanente como sucede en el caso cubano.

La participación de la ciudadanía, en decisiones como la aprobación del presupuesto y Plan de la Economía, la rendición de cuenta de gobernantes y su remoción por ella si fuera necesario y la aprobación de leyes fundamentales son éxitos evidentes.

Alarcón fustigó la posición adoptada por Estados Unidos ante el proceso revolucionario cubano y reveló que documentos desclasificados por Washington, elaborados ya en 1949 y 1960. aceptaron la verdadera estrategia de la Casa Blanca.

Desde el inicio de la revolución recalcaron la necesidad de hacer sufrir al pueblo cubano, causarle todos los daños posibles, hambre y terribles malestares, revirtiendo así el apoyo mayoritario a Fidel Castro, es decir castigar a los cubanos por ese respaldo, dijo.

Agregó que esa es la verdadera razón del mantenimiento del bloqueo económico, comercial y financiero durante casi medio siglo mientras se apoyaba a todas las dictaduras en el Continente.

Al referirse al trabajo del Parlamento recordó que ese órgano está en contacto directo con los pobladores y junto a las necesarias sesiones ordinarias y extraordinarias, dedica muchas más horas a debatir en las localidades los asuntos de interés para todos.

El pueblo, preparado y decidido gobierna en Cuba, algo muy distinto a la llamada democracia que nos quiere imponer Estados Unidos, ya sufrida por los cubanos durante mucho tiempo antes de la llegada de la Revolución, sentenció.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.