Aumentan en Cuba los casos de cáncer

El alcoholismo y el tabaquismo, dos grandes problemas de salud y también sociales, están contribuyendo a una mayor incidencia de esa enfermedad

Autor:

Juventud Rebelde

La incidencia de cáncer está aumentando en el país donde ya hay provincias en que los tumores malignos constituyen la primera causa de muerte, por encima de las enfermedades cardiovasculares y cerebro vasculares.

Los tumores malignos están entre las principales causas de muerte. Datos de la Oficina Nacional de Estadísticas refieren que por cada 100 000 habitantes, se producían 168,6 fallecimientos en el 2005, cifra que creció a 171,5 en el 2006, y que se consideran altas. Foto: Franklin Reyes Esta tendencia la reconoce la doctora Marta Osorio Rodríguez, jefa de Ensayos Clínicos y de Quimioterapia del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) del Ministerio de Salud Pública, institución donde se atienden los llamados tumores sólidos, por lo que se exceptúa la Leucemia aguda, que se trata en el Instituto de Hematología, en el hospital pediátrico William Soler, tanto en niños como en adultos.

«Si contamos los accidentes del tránsito en primer lugar, el cáncer en Cuba ocupa la tercera causa de muerte», considera la especialista.

«En Cuba el presupuesto dedicado a la Oncología —solo para adquirir medicamentos citóstáticos— se ha triplicado, más que nunca en la historia.

«El cáncer es una enfermedad vinculada con los estilos de vida y nuestro pueblo debe conocer que es necesario mantener una actividad diaria sana, si se quiere prevenir adecuadamente».

Según la doctora, lo esencial para evitar el ascenso en la presencia de la enfermedad radica en asumir una alimentación sana, sin excesos, evitar los hábitos tóxicos, como el tabaquismo y el alcoholismo, y realizar ejercicios físicos sistemáticos.

«Muchas veces en Oncología los médicos no pueden pretender curar al paciente, porque esto no es factible. El enfermo que se cura es aquel cuya neoplasia se detecta con suficiente antelación o que tiene, digamos, un cáncer menos agresivo, como el de piel, por ejemplo.

«Cualquier lesión neoplásica detectada a tiempo tiene grandes posibilidades de curarse, pero, desgraciadamente, en muchos casos la detección precoz no es una realidad».

TABAQUISMO Y ALCOHOL

Las conductas que desde el punto de vista del cáncer afectan más al ser humano son el hábito de fumar y la ingestión de alcohol.

«El alcoholismo y el tabaquismo son dos grandes problemas sociales y de salud en Cuba. Ello se traduce en un aumento de enfermos de cáncer. Hay otros factores de riesgo como la obesidad, la diabetes y la hipertensión, pero no son tan directamente desencadenantes del mal como aquellos.

Argumenta la doctora que en Cuba, tanto en los hombres como en las mujeres, el cáncer de pulmón —que es provocado fundamentalmente por fumar y también por acompañar esa práctica nociva con bebidas alcohólicas— tiene el primer lugar como causa de muerte.

«Y el incremento de los tumores malignos no solo se ve en los pulmones y la vejiga, sino también en áreas como la cabeza, el cuello, más concretamente en el labio, el interior de la cavidad bucal, la base de la lengua, la garganta, la nariz y la laringe».

El tabaquismo es el factor de riesgo principal del cáncer de pulmón, pero no solo el fumar de forma activa, sino igualmente de forma pasiva, cuando alguien se traga el humo del fumador que está al lado en el mismo local muchas veces cerrado herméticamente.

«Ya casi todos los países del mundo han adoptado las normas de prohibir el hábito de fumar en instituciones estatales y establecimientos públicos, edificios comerciales, aeropuertos, hospitales, cines, etcétera».

«Muy pocos pacientes con cáncer de pulmón son operables, pues casi todos llegan al médico tarde. Es un fenómeno mundial. En las etapas tres y cuatro no se pueden operar y eso obliga a aplicar la radio y quimioterapia, pero lo que se logra generalmente es aumentar la sobrevivencia del enfermo con cierta calidad de vida, no más allá de uno o dos años.

«El cáncer de pulmón solo es curable si logras operarlo en los estadios uno y dos, o sea, tempranamente, y después utilizar la radio y quimioterapia para consolidar o reforzar el efecto curativo de la cirugía».

Es un imperativo cubano que las campañas nacionales para reducir el tabaquismo y el alcoholismo se intensifiquen. Ya no es preciso demostrarlo: está comprobado que a más fumadores y bebedores, a más sedentarismo, más tumores malignos.

«El cáncer de pulmón es la primera causa de muerte no solo en hombres, sino también en mujeres. Ya desde hace veinte años se viene notando que hay en Cuba una alta incidencia de mujeres fumadoras. En 2002 murieron más de 4 000 personas de uno y otro sexos por este tipo de tumor: una tasa de casi 28 por cada 100 000 habitantes.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) hace años comprobó que nuestras mujeres tienen un hábito de fumar muy arraigado.

«Además, la neoplasia pulmonar mata en un período relativamente corto de tiempo. Aclaro que no siempre estos pacientes llegan al médico en estadios avanzados por negligencia, abandono o ignorancia. Es que la enfermedad puede ser asintomática y solo descubrirse casualmente o como fruto de una rigurosa investigación».

Cuando este cáncer se detecta con una simple placa de tórax, ya está muy avanzado. Por tal motivo solo el cinco por ciento de los enfermos llegan a tiempo para ser operados.

El cómo descubrirlo precozmente es un problema mundial. Lo ideal sería indicar una tomografía axial computarizada (TAC o Somatón) a todos los fumadores y bebedores, pero son tantos que no hay posibilidad material de hacerlo.

MEDICAMENTOS DE ÚLTIMA GENERACIÓN

«En Cuba no debíamos tener el tercer lugar en la frecuencia del tumor del cuello del útero, porque este programa tiene muchos años de instauración y con una simple prueba citológica se puede detectar precozmente. Debía ocupar el último lugar.

«Si se descubre a tiempo puede curarse en el ciento por ciento de los casos. Y, sin embargo una parte de las mujeres no acuden a realizarse esa prueba».

«En el caso de los tumores de mama no es así. En incidencia ocupa el segundo lugar en Cuba. Se detecta tempranamente, pues la mujer ya ha asimilado bien el autoexamen para descubrirlo. Por eso vienen muchas a vernos que no tienen nada maligno, sino solo mastopatías benignas, generalmente displasia mamaria.

«Este problema de salud conlleva las tres armas terapéuticas: cirugía, radio y quimioterapia. Para él tenemos las nuevas líneas de quimioterapia y antiestrógenos, nuevos inhibidores de la enzima aromatasa, presente en todos los procesos cancerígenos. El país hace un enorme esfuerzo en esto, pues son muy caros, de última generación. Todos los oncólogos especialistas de esta neoplasia tienen a su disposición los protocolos para tratarlo.

«En cuanto al cáncer masculino de próstata, en los hombres mayores de 50 años, tiene el tercer lugar en su incidencia nacional, solo aventajado por el de pulmón y el de piel.

«En Cuba afortunadamente se emplea ya el denominado Bloqueo Hormonal Total para casos avanzados. Con eso los pacientes mejoran mucho y aunque no se curan, duran de uno a cuatro años con calidad de vida y sin dolor».

NIÑOS, ADOLESCENTES Y JÓVENES

Es necesario prevenir el cáncer, tanto en adultos, como en niños, adolescentes y jóvenes. Foto: Calixto N. Llanes El cáncer en la infancia no es muy frecuente en Cuba, pero hay gran apoyo para enfrentarlo, pues las madres en general son muy preocupadas y ante cualquier sospecha van al médico. Cuando un menor llega con la enfermedad avanzada, es porque la familia no podía detectarlo.

«El Grupo Nacional de Oncología del MINSAP ha priorizado —como todo el país y los pediatras oncólogos— a los niños. Nunca les han faltado los medicamentos, ni los equipos. Las neoplasias más frecuentes en los niños son los tumores cerebrales y las leucemias. También sufren de linfomas y de retinoblastomas, que es el tumor del ojo.

«Cuando llega un niño con cáncer en sus estadios iniciales, la posibilidad de curación es realmente altísima y eso se ve en nuestra propia sala de pediatría, donde hay éxitos notables en este sentido y también en la sobrevivencia.

«En el hombre joven, en particular en la segunda y tercera décadas —también en la cuarta— se presenta el cáncer de testículo que aquí atendemos. Luchamos por ser en ello un centro nacional de referencia.

«La atención a este tumor la comenzó en nuestro instituto, en el servicio de Quimioterapia Experimental, el profesor Lorenzo Alfonso en 1970.

«El paciente lo puede detectar él mismo mediante un autoexamen. Es un tumor que crece rápidamente. Si lo descubre debe ir de inmediato al urólogo. Se trata de un aumento anormal de la bolsa escrotal, por una masa dura, circular, indolora a la palpación. A veces está acompañado de una ginecomastia o inflamación de las mamas, y de dolor lumbar cuando ha hecho metástasis hacia la región del retroperitoneo. Esto ocurre porque ese tumor produce la hormona gonadotropina coriónica, por eso se le llama coriocarcinoma.

«A veces el dolor lumbar se cree que es algo ortopédico y se le manda fisioterapia, pero la causa es ese tumor con metástasis intrabdominal. Debe saberse que en su mayoría son tumores altamente curables, porque son radio y quimio sensibles. No son frecuentes. Ocupan el lugar 45 en la incidencia de cáncer en Cuba. Aquí vemos unos 14 o 16 al año. En el país deben existir más.

«El mensaje principal que queremos hacer llegar es que es necesario dar un S.O.S. para prevenir esta enfermedad tan cruel, que detectada a tiempo puede tener cura en la mayoría de los casos. Ojalá esta entrevista contribuya a despertar a quienes se han dormido en esto».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.