Cuba no se rendirá

Versión de las palabras del canciller Felipe Pérez Roque ante la Asamblea General de la ONU 

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Cuba lucha y luchará con la convicción de que defender hoy nuestros derechos, es defender también el derecho de todos los pueblos representados en esta Asamblea, afirmó el canciller Felipe Pérez Roque ante el plenario del LXII período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, apenas momentos antes de que sus miembros dejaran otra vez virtualmente solo al gobierno de Estados Unidos, aislado en su política criminal contra la Isla.

Pérez Roque fue el orador número seis durante los debates que precedieron a la votación de la Resolución cubana Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba y, al hacer uso de la palabra, denunció el carácter extraterritorial de esa política y citó ejemplos que dan fe de su recrudecimiento.

El Canciller reafirmó los daños que el bloqueo ha causado a nuestra economía durante casi 50 años, con pérdidas por más de 89 000 millones de dólares, según cálculos conservadores. Eso significa, dijo, no menos de 222 000 millones de dólares.

Cualquiera puede comprender el nivel de desarrollo económico y social que Cuba habría alcanzado si no hubiera estado sometida a esta guerra económica implacable y obsesiva. El bloqueo es hoy el principal obstáculo al desarrollo y el bienestar de los cubanos y una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos de nuestro pueblo», afirmó.

El Ministro cubano de Relaciones Exteriores también desnudó el carácter subversivo de esa práctica, explicitado desde 1960 por el entonces presidente estadounidense Dwight Eisenhower, quien reconoció que no existía «una oposición política efectiva en Cuba». «Por tanto —concluyó— el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución, es a través del desencanto y el desaliento, basados en la insatisfacción y las dificultades económicas».

Cuarenta y siete años después, el mandatario George W. Bush ha repetido lo mismo al instar a su Congreso a mantener el bloqueo dando «muestras de su apoyo y solidaridad a favor de un cambio fundamental en Cuba».

Pérez Roque apuntó que, en virtud de la continuidad de esa política, siete de cada diez cubanos solo han conocido la amenaza perenne de agresión y las penurias económicas «causadas por la persecución implacable del bloqueo».

El Ministro cubano acusó a EE.UU. de «arrogancia» y «ceguera política» al ignorar las 15 resoluciones adoptadas por la Asamblea General contra el bloqueo, y reiteró que durante el último año, Washington ha adoptado medidas que recrudecen aún más las sanciones y el carácter extraterritorial de la persecución en marcha. «El bloqueo no se había aplicado nunca con tal ensañamiento», apuntó.

Como ejemplo, Pérez Roque citó las multas impuestas a la Alianza de Iglesias Bautistas el 14 de agosto de 2006, porque algunos de sus feligreses habían «hecho turismo» en Cuba durante una visita con fines religiosos. O la prohibición cursada ese mismo mes a las compañías norteamericanas para que no proveyeran a Cuba de servicios de Internet, razón por la cual desde la Isla no puede accederse a los servicios del Google Earth.

En esa misma línea, el gobierno de EE.UU. impide la entrada a Cuba del anestésico inhalatorio Sevorane, de la compañía norteamericana Abbott, «el mejor para la anestesia general pediátrica», y también tronchó la posibilidad de adquirir los marcapasos de la empresa norteamericana Saint-Jude destinados a los niños que padecen arritmias: las presiones obligaron a la firma a romper con la Isla.

«La delegación de Estados Unidos debería explicar a esta Asamblea por qué los niños cubanos que padecen arritmias cardiacas son enemigos del gobierno norteamericano», conminó Pérez Roque.

Entre los hechos recientes, también denunció la instrucción que obligó a las cadenas de hoteles Ritz-Carlton, Hilton y Marriot, a cancelar los contratos de músicos cubanos, así como la prohibición de que Cuba participara en la Feria del Libro de Puerto Rico, «un acto bárbaro».

Al reiterar la solidaridad cubana a los cineastas norteamericanos Oliver Stone y Michael Moore, multado el primero, y el segundo bajo investigación por haber hecho documentales en Cuba, Pérez Roque estimó que «con esta grotesca persecución de la palabra honesta y el arte independiente, el Presidente de los Estados Unidos se convierte en un émulo de la Inquisición medieval».

Otra faceta es el daño que el bloqueo causa a las relaciones normales entre las familias cubanas a uno y otro lado del Estrecho de la Florida. «Multas de hasta un millón de dólares para las empresas y 250 000 dólares para los individuos y penas de cárcel de hasta diez años para los infractores, es el precio por infringirlas».

Pérez Roque calificó como el episodio más notorio ocurrido este año, la «guerra sin cuartel» librada por el Departamento del Tesoro norteamericano contra las relaciones de Cuba con instituciones financieras y bancarias de otros países.

Pero quizá el daño más extensivo del bloqueo esté dado por las afectaciones a terceros. Según denunció, solo en el período comprendido entre mayo del 2006 y mayo del 2007, al menos 30 países se vieron afectados por sus disposiciones extraterritoriales. A pesar de ello, los representantes de EE.UU. se empeñan en convencer a la comunidad internacional de que este es un asunto bilateral, denunció Pérez Roque.

El bloqueo es una afrenta al Derecho Internacional, a los propósitos y principios establecidos en la Carta de las Naciones Unidas y al derecho de cualquier país a comerciar de manera libre y soberana con quien lo desee, afirmó, al solicitar el voto para la resolución cubana.

«Termino recordando las palabras de José Martí, Apóstol de la Independencia de Cuba: “Quien se levanta hoy con Cuba se levanta para todos los tiempos”. ¡Libertad para los Cinco Héroes cubanos, luchadores contra el terrorismo, presos políticos en cárceles norteamericanas! Yo sí tengo legítimo derecho a decir: ¡Viva Cuba Libre!». Y lo gritó tres veces.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.