Llega la electricidad a zonas casi inaccesibles del oriente cubano - Cuba

Llega la electricidad a zonas casi inaccesibles del oriente cubano

Autor:

Lisván Lescaille Durand

Adiós a los candiles, al bajo voltaje y a las tendederas en el municipio guantanamero de El Salvador

EL SALVADOR, Guantánamo.— En junio de 2007 este territorio era dueño absoluto de un récord tan difícil de alcanzar, como el 2,45 metros de Sotomayor: poseía el índice más bajo de electrificación del país, y en el 40 por ciento de su geografía alcanzada por las redes del Sistema Electroenergético Nacional (SEN) proliferaban las peligrosas tenderas eléctricas.

Aunque Lucía no ha tirado el candil por la ventana, cree que el desarrollo es irreversible. Cuando entre sus más de 45 000 habitantes se hablaba de revertir esa situación, la «oscura» realidad de asentamientos sin servicio y de otra veintena golpeados por el bajo voltaje, ganaba escépticos.

Pero en apenas un año de intenso trabajo, desde que se dio la voz de «ataque» en la primera reunión nacional de presidentes municipales, la realidad tiene otras luces en las intrincadas montañas de El Salvador, épico escenario donde nació el II Frente Oriental Frank País, al mando del Comandante Raúl Castro Ruz.

Según el ingeniero Cledys Ober Durruthy Vinent, director comercial de la Organización Básica Eléctrica (OBE) en Guantánamo, en el territorio de El Salvador se acomete un intenso proceso inversionista que ha permitido mejorar la calidad del servicio en varias comunidades y llevarlo a otras no electrificadas.

«En el verano de 2007 eliminamos veinte zonas de bajo voltaje con la consiguiente erradicación de tendederas. Entre el 25 de junio y el 19 de julio se beneficiaron alrededor de 2 000 viviendas y se suministró el servicio a unos 320 nuevos hogares campesinos de aquella geografía abrupta y difícil», explicó el directivo.

De los 9 000 clientes del SEN en El Salvador, más de 6 000 viven en las lomas de este municipio, perteneciente al Plan Turquino-Manatí, y es actualmente, después de Niceto Pérez, el de menor nivel de electrificación, con un 75 por ciento de sus asentamientos electrificados por cualquiera de las alternativas existentes.

«Hablamos de dos territorios con un número importante de casas desconcentradas, alejadas de las redes del SEN, y por tanto de pronósticos costosos en términos de inversión para electrificarlas mediante la red.

«Los trabajos de mejoramiento continúan en otras zonas de bajo voltaje, como es el caso de Palizada, la más amplia por el número de clientes, para luego erradicar las tendederas por aquellos contornos. Los beneficios llegan también a asentamientos algo distantes de nuestras redes, como Olimpo, Lajas y El Lechero,» afirma Cledys.

Destacó el funcionario de la OBE de Guantánamo la instalación de más de 200 postes primarios y secundarios, alrededor de 50 kilómetros de conductores y unos 154 transformadores.

Diosas en el olimpo

La olla Reina de la cocina cubana se dejó ver inmediatamente por una ventana de la vivienda de Yuneisi Morales Grant, de 27 años de edad, siete de estos vividos en Olimpo, un casi inaccesible caserío de 67 viviendas.

«Desde hace nueve meses la vida es distinta aquí. No era fácil cocinar con leña y carbón, pero lo peor era el aburrimiento y la oscuridad de las noches», dice la muchacha, para quien las primeras luces llegaron con la sala de televisión, instalada antes y energizada mediante paneles fotovoltaicos.

Otros aditamentos del módulo de cocción insertados en la cocina cubana, además de radiograbadoras y refrigerador de la más moderna tecnología, llegaron a la vivienda de María Lucía Vergel, con 21 años de residencia en Olimpo. Aunque Lucía no ha tirado el candil por la ventana, cree que el desarrollo es irreversible aquí.

Otras fuentes

Ingeniero Cledys Ober Durruthy Vinent. Suman 20 las comunidades que cuentan con energía suministrada por grupos electrógenos, 14 de estos de última generación, los cuales aseguran el servicio durante cuatro horas diarias.

Con esta variante se generan 668 megawats, energía aprovechada por 2 435 habitantes de las lomas de estos parajes, dijo a JR Jorge Luis Frómeta, inversionista de la Dirección Municipal de Servicios Comunales, a cargo del montaje de los grupos electrógenos en las montañas guantanameras.

Unas 360 viviendas de la zona reciben el servicio a través de alguna de las ocho minihidroeléctricas del municipio, generadoras de 150 megawats cuando están a plena capacidad, explicó Juan Guedes, jefe de zona de hidroenergía.

Ese aporte es utilizado también por cinco consultorios, un hospital y una panadería, y al decir de Frómeta existe un proyecto para mejorar el funcionamiento y la capacidad de entrega de la mini de La Escondida.

También desde hace unos años, en la zona se emplean paneles de celdas fotovoltaicas que transforman en corriente eléctrica la luz solar. Los techos de varios consultorios de la zona y algunas comunidades exhiben estos módulos. No obstante, como publicó este diario hace un tiempo, muchos requieren reparación o sustitución de sus aditamentos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.