Cuba: Sequía atenuada por ahora

Cursor del 2008 Parte meteorológico: sin magia ni hechicería Precisión en las manos El hielo arde en el Ártico Probeta

Autor:

Juventud Rebelde

Las lluvias de los recientes huracanes atenuaron el importante proceso de sequía que venía configurándose en nuestro país

Aunque las pérdidas por los meteoros que recientemente afectaron al país son enormes, y la recuperación de los destrozos causados llevará mucho tiempo, estos fenómenos atmosféricos dejaron al menos la suficiente agua como para atenuar en parte el proceso de sequía que amenazaba a Cuba.

Un reporte emitido por el Centro del Clima, del Instituto de Meteorología, explica que al cierre del mes de agosto, y a pesar de las precipitaciones favorables dejadas por la tormenta tropical Fay y el huracán Gustav, se apreciaban en la región occidental y oriental áreas con acumulados de lluvia por debajo de la norma histórica.

Esta situación cambió algo tras el paso de Ike, el cual dejó mucha lluvia, y pudiera mejorar un poco más en octubre, mes que es, como promedio, uno de los más lluviosos del año en el país.

El informe del Centro del Clima explica que factores como la influencia del anticiclón del Atlántico —disminuye considerablemente con respecto a julio y agosto—, y el paso frecuente de ondas y bajas tropicales, así como de los primeros sistemas frontales, propician el incremento de las precipitaciones en octubre.

A lo anterior hay que agregar que la frecuencia de afectación por huracanes a Cuba en este mes resulta la mayor de toda la temporada ciclónica, principalmente en su segunda decena, por lo que pudieran registrarse grandes precipitaciones.

Todavía es muy temprano para determinar cómo se comportará el agua en octubre, durante el cual finaliza el período lluvioso para el archipiélago.

Sin embargo, como consecuencia de los huracanes antes de mediados del mes de septiembre la mayoría de las provincias ya rebasaban sus medias históricas de precipitaciones, lo que continuó atenuando la situación de sequía meteorológica.

Esta situación positiva podría cambiar paulatinamente en los próximos meses, considerados secos y muy secos históricamente, volviendo a aparecer la sombra de la sequía, y con esta el peligro de incendios forestales, ante la gran cantidad de materia combustible que hay en los suelos por la caída de árboles, ramas y hojas debido a los vientos huracanados.

Así, y aunque los huracanes hayan ocasionado enormes destrozos, el agua que dejaron resultará beneficiosa, siempre y cuando sea bien aprovechada, en aras de que sirva para evitar la sequía que nos amenazaba.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.