Joven baracoense tiene veinticuatro dedos

El Doctor Rodrigo Álvarez Cambras, director del Hospital Ortopédico Frank País, asegura que nunca ha oído hablar en Cuba de otro caso igual al de Yoandry Hernández Garrido

Autor:

Juventud Rebelde

Yoandry muestra los 12 dedos de sus manos, ante un cuadro de Orlando Piedra denominado Chorote, Kiribá y Nengón. Foto: Orlando Piedra La curiosa noticia de un joven cubano que tiene seis dedos en cada mano y en cada pie —24 en total—, nos la trajo a la redacción el pintor y caricaturista oriental Guillermo Orlando Piedra Labañino, quien quiso guardar la «primicia» para nuestro diario.

«Yoandry Hernández Garrido, de 28 años, natural y vecino de Baracoa, vive en Alto del Pino, sitio donde tuvo lugar el primer combate del Lugarteniente General Antonio Maceo, luego de su desembarco en Duaba, el 1ro. de abril de 1895», comentó el pintor.

El artista oriental abandonó por un momento la exposición Cacao y Chocolate, inaugurada recientemente en la Galería Larramendi del Hostal Conde de Villanueva, en el Centro Histórico de La Habana Vieja, abierta al público todo el mes de noviembre, para también visitar el diario y saludar a sus colegas del DDT.

«Cuando Yoandry era un niño de un año, la madre, Josefa, lo llevaba cargado y su tío, Pedro Garrido, me mostró sus pequeñas manos y pies con sus respectivos seis dedos. Me llamó la atención, porque no eran deditos más pequeños que los restantes, colgando, como en otros casos, sino con articulaciones y huesos normales, pero nunca más recordé esa curiosidad, hasta ahora».

Lo llamativo del hecho es que el joven —quien actualmente participa en un curso de cocina en Baracoa— fue deportista aficionado y nunca su foto ni la mención de su excepcionalidad física, había aparecido en la prensa.

Yoandry es igualmente fanático a la música romántica de la década prodigiosa y canta en el grupo de nueva promoción Los Huracanes, en la Ciudad Primada.

Orlando nos había prometido esta novedad en el Palacio de las Convenciones, durante la reciente exposición colectiva, también sobre el tema Cacao y Chocolate, y —como buen baracoense— cumplió su palabra.

Yoandry nació el 10 de septiembre de 1980 y todos lo conocen cariñosamente como «24», por el número de dedos que la naturaleza le dio.

Tan pronto tuvimos los datos y las fotos principales de este joven singular, llamamos por teléfono a la oficina del Doctor Rodrigo Álvarez Cambras, director del Hospital Ortopédico Frank País, para obtener su opinión al respecto.

Primero conversamos con el también ortopédico Francisco Quintana Rodríguez, quien accedió a decirnos que se trataba de un caso de polidactilia múltiple. «Polidactilia, dedos de más; y múltiple, por tenerlos en las cuatro extremidades», explicó.

Interrogado sobre si se trataba de un caso frecuente, nos puso al teléfono al profesor Álvarez Cambras, para que fuera este quien contestara.

El de este joven es un caso de polidactilia múltiple «Hemos tratado en distintas ocasiones a personas con seis dedos en una mano o en un pie, pero nunca con seis dedos en cada una de las extremidades. Y mucho menos con dedos normales, que funcionen perfectamente, como usted nos explica. A ese joven no lo he visto personalmente, ni me han enseñado una placa de sus dedos, pero si es así, se trata realmente de un caso rarísimo, no recuerdo haber oído hablar en Cuba de uno solo de esas características», argumentó.

Le decimos al doctor Álvarez Cambras que Yoandry practicó boxeo y pelota, y comentó, sonriente: «Con cuatro dedos de más, como pelotero seguro debió dar tremendas líneas por encima de tercera; y como boxeador, tremendos piñazos».

Entonces le dijimos que el propio joven confesó hace poco tiempo: «De pelotero no fui muy malo, pero en el ring me dieron unos buenos piñazos. Por eso preferí dedicarme a cantar y a cocinar».

Y nosotros decimos: Si con 20 dedos se hacen buenos frijoles negros, con cuatro dedos más se pueden lograr ¡maravillas!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.