Desarrollan proyecto de simulación del sistema inmunitario mediante uso de computadoras

El Centro de Inmunología Molecular de Cuba es el encargado de esta novedad, presentada en Informática 2009

Autor:

Dora Pérez Sáez

El Centro de Inmunología Molecular de Cuba desarrolla un proyecto de simulación del comportamiento del sistema inmunitario del ser humano mediante el uso de computadoras, reveló Agustín Lage, director de la institución, en la conferencia Biotecnología, neurotecnología y economía basada en el conocimiento, dictada este jueves en Informática 2009.

«Se trata —explicó el experto— de simular la dinámica del sistema inmunitario a través de sistemas de ecuaciones y cálculos matemáticos. Eso al final lleva a predicciones sobre cómo hacer para vacunar a un paciente, tratar mejor a un enfermo o para que un producto funcione. Es una labor inicialmente teórica que termina en predicciones concretas».

Lage expresó que la biotecnología y la informática no son solo sectores de la ciencia, sino de la economía, pues aspiran a conectar la investigación científica con la producción, y obtener un tipo de economía —basada en el conocimiento—, en la cual la creación de valor económico depende de la innovación y de la labor de los estudiosos.

Añadió que hay un papel creciente de la informática en el plano de la investigación en ciencias biológicas, puesto que la exploración de los seres vivos genera cada día grandes volúmenes de información, que requieren instrumentos para el tratamiento de dicha información.

«El Centro de Inmunología Molecular también desarrolla un proyecto de química y biología estructural, que persigue, a través de la información que poseemos de las estructuras moleculares de los anticuerpos, realizar una predicción de cómo será la estructura de esos anticuerpos en el espacio. Eso nos llevará a mejorar la molécula para que se convierta en un fármaco mejor».

Pedro Valdés, vicedirector del Centro de Neurociencias de Cuba, reveló que la Isla desarrolla varios programas, algunos implantados desde la década de los 80 del pasado siglo, en los que se emplea la tecnología de la información como base de programas de pesquisa activa de enfermedades, por ejemplo, la pérdida de la audición.

«Cuba fue el primer país que introdujo la pesquisa activa. Basada en un dispositivo que le suministra sonido a una persona —incluso a un bebé de meses— esta permite, mediante métodos matemáticos, conocer si el niño escucha o no.

«Ahora se están introduciendo sistemas para detectar problemas de neurodesarrollo y trastornos del aprendizaje, al igual que para contar con herramientas para estudiar otras enfermedades del sistema nervioso».

El experto se refirió al proyecto internacional de mapeo cerebral, mediante el cual los científicos tratan de organizar la inmensa masa de información que se posee hoy del cerebro, fundamentalmente de las neuroimágenes cerebrales.

«Las neuroimágenes —explicó— son visualizaciones en tres dimensiones, en vivo. Ahora se pueden conocer la anatomía y el funcionamiento del cerebro, el cableado anatómico que existe entre las regiones cerebrales, cuáles de esos circuitos se activan...

«Eso no solo permitirá entender las bases del conocimiento, las emociones, sino también cómo se alteran con distintas enfermedades».

Valdés señaló que el proyecto cubano de mapeo cerebral persigue los mismos objetivos que el internacional, pero además ha servido para organizar un proyecto latinoamericano, mediante el cual las grandes mayorías podrían tener acceso a tecnologías que habitualmente les están vedadas a países en desarrollo.

El especialista reveló que hoy, además de la pesquisa auditiva, en Cuba se realiza también el diagnóstico de los trastornos del aprendizaje.

«Estas técnicas las ha desarrollado el Centro de Restauración Neurológica de conjunto con el de Inmunoensayo, y se usan, por ejemplo, para la cirugía de la epilepsia, en pacientes que no responden a medicamentos. Se trata de sistemas no solo para detectar dónde hay que operar, sino incluso para hacer la cirugía».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.