Artesanos matanceros reproducen anillo de José Martí - Cuba

Artesanos matanceros reproducen anillo de José Martí

Fundieron cien sortijas como la que usara el Apóstol hasta su muerte y que fuera forjada del hierro de un fragmento de los grilletes que soportó en prisión

Autor:

Juventud Rebelde

MATANZAS.— Un grupo de artesanos matanceros han fundido cien anillos. Pero no son unas sortijas decorativas, pese a su primor, sino una recreación de la que usara José Martí hasta su muerte y que fuera forjada del hierro de un fragmento de los grilletes que soportó en prisión.

Estos aros con el nombre de Cuba a relieve serán entregados a la Sociedad Cultural José Martí, de aquí, para reconocer a niños y jóvenes que se destaquen por su amor al Maestro.

Aquel que llevaba Martí en su dedo anular de la mano izquierda fue confeccionado por su amigo Agustín de Zéndegui, a quien él mismo le entregara un eslabón del grillete que llevó en presidio, en La Habana, en 1878.

Sobre la sortija, el periodista Luis Hernández Serrano publicó en este diario hace varios años el hallazgo de los particulares del anillo de Martí, revelados por el joven profesor Regino Sánchez Landrián, museólogo especialista de la Fragua Martiana en Ciudad de La Habana.

Cuando su mamá Leonor Pérez se lo entregó en Nueva York, en 1887, Martí exclamó emocionado: «Ahora que tengo mi sortija de hierro, obras férreas he de hacer».

Aunque en varias fotos se ve la mano izquierda de Martí, solo se aprecia el anillo en el lienzo que hiciera el pintor sueco Herman Norman, en 1891; y en la instantánea donde el Apóstol aparece junto a sus amigos Fermín Valdés Domínguez y Panchito Gómez Toro, tomada en Cayo Hueso, en 1894.

«Donde la sortija llevaba la palabra Cuba no era una parte redondeada, como por error se ha hecho en su réplica actual para niños de cuarto grado que concluyen un curso martiano, sino cuadrangular», dice el trabajo del colega Hernández Serrano.

Este grupo de orfebres matanceros se dieron a la tarea de investigar, como parte del convenio de colaboración entre el club martiano Raúl Ruiz, de la Asociación de Artesanos y Artistas (ACAA), y la Sociedad Cultural José Martí, ambas de Matanzas.

Luis Octavio Hernández, presidente de la ACAA, explicó que se confeccionaron en plata y no en hierro para lograr su mayor durabilidad, teniendo en cuenta que pueden graduarse al crecerles los dedos a los niños.

La Fragua Martiana desarrolla el proyecto de los clubes patrióticos Amigos de Martí, conocido como la Sortija Cuba, en el cual se involucran niños, maestros y familiares.

Jorge Rodríguez, profesor de Orfebrería, tuvo a su cargo todo el proceso de supervisión de la calidad de los anillos.

«La búsqueda de elementos sobre el anillo original, tanto en documentos como en fotos, fue infructuosa», dice Rodríguez, mientras se refiere a la polémica de si Martí lo preferiría de hierro: «Pudimos hacerlo de hierro, cobre, bronce u otro metal más económico, pero trabajamos la plata porque es un regalo para que los niños lo conserven y les dure toda la vida».

En la donación de los 480 gramos de plata, el moldeado, fundición y pulido participaron doce artistas, quienes laboraron por espacio de tres meses en esta obra.

«Queremos convertir este obsequio para los niños en una tradición de todos los años», enfatiza Luis Octavio.

La Casa Natal del Apóstol conserva algunos objetos de cuando cayó Martí, como las espuelas de metal y cuero, el cortaplumas, que aún presenta vestigios de su sangre, y la escarapela, pequeña bandera confeccionada con canutillo, que perteneció al primer presidente de República en Armas, Carlos Manuel de Céspedes, obsequiada al Apóstol por Fernando Figueredo Socarrás, secretario personal del insigne patriota; y la leontina de oro y platino entregada como regalo al Maestro por sus alumnos de la Escuela Normal.

¿A dónde fue a parar la sortija de hierro de Martí al morir en Dos Ríos? Nadie ha podido responder. Al caer en combate el 19 de mayo de 1895 llevaba consigo muchos objetos, algunos entregados al Museo Nacional por el coronel Ximénez de Sandoval, jefe de las tropas españolas que enfrentaron a los mambises en Dos Ríos y quien los tomó del cuerpo sin vida de Martí.

El hecho de saber que la foto de Martí junto a Fermín Valdés Domínguez y Panchito Gómez Toro es la que con más fidelidad muestra los detalles de la sortija original, es una información para futuros empeños, pero a estos cien ejemplares no los demerita el tipo de metal, o si las letras de «Cuba» aparecen en un espacio rectangular u ovalado, pues laten como un símbolo para hacer obras férreas en estos tiempos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.