En estudio nuevo sistema de evaluación para todos los niveles de enseñanza

Debe ser aplicado en el próximo curso escolar

Autor:

Margarita Barrios

Doctora Lesbia Cánovas Fabelo «El sistema de evaluación del estudiante se realiza sobre bases pedagógicas y psicológicas, y estamos proponiendo modificaciones que se aplicarán a partir del próximo curso escolar», expresó a JR la Doctora Lesbia Cánovas Fabelo, asesora de la Ministra de Educación.

«Estos cambios tendrán un impacto en los estudiantes, por ello es imprescindible que nuestra población comprenda la necesidad de hacerlo. Cuando se aprueben, pues aún están en fase de estudio, tendrán que ser conocidos y explicados minuciosamente», apuntó.

La también presidenta de la Asociación de Pedagogos de Cuba, quien tiene una experiencia de más de 40 años en el sector, significó la importancia de la evaluación escolar en el aprendizaje. «Es un elemento que da inicio y cierra ese proceso, y tiene como valor especial el de medir y comprobar de manera continua y sistemática el cumplimiento de los objetivos que se plantea la educación.

«Además, la evaluación tiene consecuencias para los educandos, para su continuidad de estudios y para el tránsito de un nivel a otro», puntualizó.

La Doctora Cánovas elogió la organización del Seminario Nacional de preparación del próximo curso escolar realizado recientemente, en el cual, a diferencia de los anteriores, no se trajeron lineamientos de trabajo, sino propuestas para ser enriquecidas con el debate.

«El nuevo sistema de evaluación toma en cuenta las insuficiencias que nosotros mismos hemos detectado y los estados de opinión que se han planteado. Contamos con una investigación realizada en 292 secundarias básicas de cuatro provincias, en la cual fueron objeto de entrevistas 3 303 sujetos, que incluyen a directivos, profesores, dirigentes pioneriles, estudiantes y familiares.

«Hubo una buena receptividad por parte de todos ellos para este estudio y aportaron una gran riqueza de opiniones, que fueron estudiadas. A partir de las propuestas que nos llevamos de los debates del Seminario, volveremos a revisar nuestro proyecto y lo analizaremos también con los pioneros, la FEEM y la FEU».

—¿Cuáles son las características generales que tendrá este nuevo sistema de evaluación?

—Será un sistema de evaluación en el que se refuerce el carácter cualitativo, en el sentido de medir integralmente, es decir, no solo los contenidos de la enseñanza, sino también las habilidades, el crecimiento humano que tienen nuestros estudiantes.

«La evaluación escolar es una tarea compleja, porque tiene una carga de subjetividad, como toda actividad humana, y eso no puede dejarse de tener en cuenta. Por lo tanto, estamos tratando, a partir de la realidad que tenemos, de las opiniones que se han recogido, de hacer un buen diseño».

—¿Qué objetivos persigue este sistema de evaluación?

—En primer lugar reforzar los fundamentos pedagógicos y las funciones que tiene el examen como componente del proceso educativo, con la utilización de tipos de evaluación sistemática, parcial y final, que permitan seguir el diagnóstico y la evolución de los educandos, para hacer más objetiva la calificación y la valoración que se haga.

«Se incorporan pruebas finales en las asignaturas asociadas a los objetivos priorizados. La lengua materna, por supuesto, y la Matemática. También la Historia y la Geografía, especialmente las de Cuba.

«El rigor estará en dependencia del grado y el nivel de que se trate. Además, incluye el descuento ortográfico y la medición con fuerza, desde la evaluación sistemática, de la expresión oral y escrita, la interpretación, porque todo lo demás tiene mucho que ver con eso».

—¿Estas pruebas vendrán de la dirección del MINED o se elaborarán en cada centro escolar?

—Serán elaboradas en colectivo, como resultado del trabajo metodológico, que hoy se refuerza en todos los niveles de enseñanza.

«Estarán los docentes proponiendo, y las estructuras técnicas de los centros discutiendo los objetivos que se van a medir. Y los niveles municipales y provinciales decidiendo sobre estas evaluaciones.

«Habrá diferencia según los niveles, no es lo mismo Primaria que Secundaria, y así sucesivamente. Una prueba de preuniversitario tiene un alcance superior, incluso aspiramos a que las empresas empleadoras tengan incidencia en las que se reali-

cen en la Enseñanza Técnica Profesional».

—¿Solo serán comprobaciones escritas?

—Nuestra propuesta incluye exámenes escritos y ejercicios que se defienden en el aula, que tienen que poner de manifiesto las habilidades aprendidas en clase.

«También pensamos incluir trabajos prácticos, pero estos no solo se medirán a partir de su entrega, sino de la defensa individual o colectiva de los mismos. Siempre se tendrá en cuenta el grado, el nivel y la asignatura, y la calificación incluirá la ortografía».

—¿Podrá suspenderse una prueba por faltas de ortografía?

—Tiene que haber un descuento ortográfico, desde la Primaria hasta la Universidad, que será en correspondencia con el error y el nivel escolar.

«Esto tiene que ser comprendido por todos nosotros, por los docentes, los directivos y en primer lugar por nuestros educandos y sus familias.

«El que no apruebe tiene posibilidades de revalorizar, ir a extraordinario, pero si no logra vencer las dificultades, hay que repetir el grado.

«Todo esto irá aparejado con un esfuerzo superior en la preparación de los docentes, en el trabajo metodológico de la escuela, y con un mayor ejercicio de la función de dirección de las estructuras municipales y provinciales».

—Evaluaciones más rigurosas implican clases superiores...

—Estamos en el camino de reforzar la preparación de nuestros docentes, con un trabajo más intencionado, más detallado, para lo cual necesitamos el apoyo de todas las instituciones, los centros de investigación, todas las organizaciones, como la UNEAC.

«La Asociación de Pedagogos de Cuba, por ejemplo, desarrolla el movimiento Yo voy contigo, para acompañar a los más jóvenes, y tenemos el compromiso de reforzar esa labor.

«Hoy, más que nunca, necesitamos un movimiento social en torno al magisterio. Una buena parte de nuestros maestros están en formación, hay que apoyarlos. El pueblo cubano más de una vez ha acompañado a los jóvenes en esa labor.

«Ellos desempeñan el papel que un día tuvieron los alfabetizadores, el Contingente Manuel Ascunce; yo misma me honro de haber sido maestra emergente. Es verdad que la población no tiene por qué tolerar cosas que no sean justas, hay que combatir lo que esté mal hecho, pero ellos han dado su apoyo en un momento muy complejo de la educación. Formarlos, educarlos, lograr que superen sus deficiencias es deber de todos».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.