Analiza la UJC vinculación estudio-trabajo en el próximo curso escolar

El trabajo de las organizaciones estudiantiles para promover la participación de los niños y jóvenes en la actividad forestal fue centro de debate de la reunión del Buró Nacional de la UJC

Autor:

Dora Pérez Sáez

Para el próximo curso escolar a comenzar se ha planificado movilizar, de acuerdo con la disponibilidad del contenido de trabajo y de capacidades en campamentos, a 449 140 estudiantes, cifra sin precedentes, según se conoció en reunión del Buró Nacional de la UJC donde se analizó el programa de vinculación de los estudiantes a las tareas productivas.

El encuentro estuvo presidido por Ulises Rosales del Toro, miembro del Buró Político y ministro de la Agricultura, y Julio Martínez Ramírez, primer secretario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, y en el mismo participaron los primeros secretarios de los Comités Provinciales de la organización juvenil y los subdelegados provinciales de la Agricultura.

Maday Iglesias, miembro del Buró Nacional de la UJC, informó que de la cifra de jóvenes que está previsto movilizar, más del 75 por ciento permanecerá en campamentos, vinculados fundamentalmente al café, los cultivos varios, el tabaco y otras labores. El resto se vinculará a organopónicos, huertos y otras actividades que no requieran alojamiento.

El Primer Secretario de la UJC, expresó que hay que valorar esta tarea no solo como una necesidad de la agricultura, sino también por el importante componente educativo que para los estudiantes que se activan posee la labor directa en el surco.

«El trabajo educativo —dijo— debe ser integral. Pasa en primer lugar por lo económico, pero también por la manera en que logremos motivar e implicar conscientemente a todo el que se convoca. Nuestra mayor responsabilidad es conseguir que todos esos jóvenes sientan que ese trabajo es útil e imprescindible para el país.

«Este proceso debe hacerse en la base, previo a la llegada al campamento, pero además durante la estancia en él. Debemos estar preparados para este incremento en la movilización de estudiantes.

«Es imprescindible asegurar que todos tengan contenido real de trabajo y que la actividad que van a desarrollar sea económicamente viable. La eficiencia no debe medirse por la cifra de jóvenes que participen, sino por los resultados de la movilización.

«Otro aspecto importante está relacionado con el escenario natural de trabajo político que representan esos campamentos. Debemos hacer mucho más de lo que hemos hecho en años anteriores, establecer la emulación y aprovechar el horario en que no se esté vinculado directamente al campo para realizar labor política y debatir materiales de interés. Para ello hay que apoyarse en las estructuras ya creadas de la FEU y la FEEM.

«No podemos tampoco desaprovechar esta estancia para la orientación profesional. Los estudiantes deben conocer la importancia de su trabajo y a la vez hay que reconocerlos por ello. Por eso debemos vincularlos a la comunidad, hacer encuentros culturales, deportivos. No es solo tener cubierta la capacidad del campamento».

El dirigente juvenil también se refirió a la necesidad de garantizar eficientemente contenido de trabajo a los escolares que por las características de la movilización o de capacidad del campamento no pueden ir al campo y permanecen en las escuelas.

«Esos alumnos tienen que sentir que la labor que realizan es igualmente útil y necesaria».

Ulises Rosales del Toro, ministro de la Agricultura, expresó que el vínculo con la Juventud puede contribuir a resolver los problemas de disciplina y organización que hoy presenta el sector agrario.

«Eso nos va a ayudar tanto como la producción —dijo—, y solo se logra trabajando conjuntamente».

Rosales expresó que tan importante como el apoyo al proceso productivo, lo es transformar la percepción que posee la juventud cubana de la actividad agrícola, imagen creada por los propios agricultores y los representantes de la dirección del sector.

«Esa impresión debemos modificarla, en primer lugar, produciendo. Pero sobre todo, debemos considerar que la actividad productiva debe convertirse en una gestión educativa. Eso solo es posible mediante una formación integral. Si vinculamos la parte de agronomía, con la calidad de los alimentos, con la nutrición, entonces vamos a estar trabajando para el futuro de nuestra juventud.

«Pero si creemos que resolveremos el problema solamente sacando boniato y echándolo al saco, entonces estamos subestimando el papel de los estudiantes».

Por su parte, Alberto Naranjo, viceministro de la Agricultura, informó que en la primera semana de septiembre se realizará una certificación de los 572 campamentos que acogerán a los jóvenes, con vistas a garantizar que no existan problemas organizativos.

«No podemos permitir que se haga una movilización de estudiantes y que no existan las condiciones de trabajo en los campamentos. Está previsto que la tarea se realice con los machetes y las limas que posee el sistema de la Agricultura, y en la medida que se vayan añadiendo otros recursos, se destinarán a esa actividad».

No es sembrar por sembrar

En la reunión también se dieron a conocer aspectos del programa de trabajo de la UJC y las organizaciones estudiantiles dirigido a la participación de niños y jóvenes en la actividad forestal.

Al respecto, el Primer Secretario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas reveló que la organización, junto a pioneros, estudiantes y jóvenes en general, protagonizarán un movimiento nacional de actividades forestales denominado Sembrando vida.

«Se trata de fomentar la educación ambiental en nuestros niños y jóvenes, despertar en ellos el cuidado y el amor por la naturaleza. No es solo un llamado a que siembren árboles, sino que sientan que sembrar una planta es también crear riqueza para el país, es una inversión».

El programa comprenderá la organización de movimientos juveniles productivos de apoyo a la labor forestal, según las necesidades identificadas en cada provincia, municipio, consejo popular o localidad.

También se potenciará la creación de círculos de interés en temáticas afines a la actividad, la reforestación alrededor de las escuelas y la incorporación de los alumnos que concluyan el noveno grado a los institutos politécnicos agropecuarios.

Por último, Julito reveló que del 7 de septiembre al 18 de diciembre se desarrollará una jornada nacional denominada Cinco Palmas y una estrella, dirigida a la siembra y atención de nuestro árbol nacional, en homenaje a nuestras luchas por la independencia, el reencuentro de Fidel y Raúl en Cinco Palmas y a los Cinco Héroes.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.