Resaltan sistema cubano de atención a menores

El carácter totalmente despenalizado del sistema cubano de atención a menores que cometen delitos fue reconocido en el III Encuentro Internacional sobre Protección Jurídica de los Derechos del Menor

Autor:

Dora Pérez Sáez

«El sistema cubano de atención a los menores que cometen hechos que la ley tipifica como delitos, posee un carácter totalmente despenalizado», expresó Mirta Quintas, jefa del Consejo Nacional de Atención a Menores del Ministerio del Interior, en el III Encuentro Internacional sobre Protección Jurídica de los Derechos del Menor.

Según explicó la experta a JR, a los niños cubanos no se les priva de su libertad, no van a centros penitenciarios, sino a escuelas que cumplen los requisitos de los programas educativos, con todas las garantías y posibilidades de desarrollo que la enseñanza cubana exige.

«Tenemos un basamento legal, el Decreto Ley 64 de 1982, promulgado incluso siete años antes de que se aprobara la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del niño, y que estableció la creación de los Consejos de Atención de Menores de los ministerios de Educación y del Interior, para el tratamiento de aquellos con trastornos de conducta.

«Esta actividad ha pasado por distintos períodos, han intervenido varias instituciones y un rol esencial siempre lo ha ejecutado el MINED. Si la conducta del niño rebasa ese contexto, el MININT lo asume, también con perspectiva educativa, que transita por un órgano especializado de prevención y después llega a los Consejos de Atención.

«Nosotros intervenimos cuando el niño tiene un trastorno de conducta sostenido. A partir de la información que recibimos de la vida del menor y su comportamiento, y de la evaluación de su personalidad, comienza la interacción con él, que ejerce su derecho a ser escuchado.

«En ese momento refiere sus sentimientos, su actuación, sus pensamientos, y todas las circunstancias que influyen en él para tener esos trastornos. Luego se realizan entrevistas a los padres y otras investigaciones complementarias para garantizar la fiabilidad de toda la información».

Daimara Aguilar, especialista del Consejo Nacional de Atención a Menores, explicó que existen consejos en todas las provincias y en el municipio especial, además del órgano nacional metodológico.

«Consideramos la reinserción como un proceso que pasa por determinados programas, y en el cual interactúan actores y disciplinas que se fusionan y complementan entre ellos.

«Es un tratamiento que se les da para modificar su comportamiento, hacerlos más plenos y darles recursos que les permitan una formación integral, autorregular su conducta, sin olvidar sus motivaciones, aspiraciones, proyectos de vida, y también su capacidad e inteligencia, porque la personalidad es importante.

«La reinserción es un proceso de protagonismo del menor, hay que contar con él, no puede ser estigmatizado. Si se estigmatiza no se reinserta».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.